Crónicas, Festivales

(Crónica) Low Festival 2018: intensidad y pasión cierran la relajada jornada del domingo

Tras una primera jornada abrazando el underground del escenario Jagermusic y un sábado marcado por la veteranía de grupos nacionales, afrontábamos la última jornada del festival como la más relajada (algo realmente habitual en el festival). Pero aún así, nos encontramos con conciertos cargados de energía.

P1190557

Comenzamos la jornada, de nuevo, a primera hora. La razón la merecía, los norteamericanos Woods llegaban al Low Festival (con algo de retraso) a dar un concierto para fans, que no fueron pocos. Comenzaron con canciones de su último trabajo, publicado conjuntamente con Dungen bajo el nombre de ‘Myths 003’, pero no tardarían en ir dejando los primeros hits: ‘Sun City Creeps’, ‘Lost in a Crowd’, o la misteriosa ‘The Take’, que alargarían con un éxtasis instrumental final dejando clara que la esencia Woods es la combinación de folk americano con psicodelia pop. Y tras ello, el fin esperado con ‘Cali in a Cup’ y ‘Moving to the Left’.

Tras la joven banda de Brooklyn tocaba ver la ración de nostalgia que el Low Festival 2018 nos tenía preparado: el concierto conjunto entre Santiago Auserón (ex Radio Futura, también conocido por Juan Perro) y Sexy Sadie. Ideal para gente de la franja de edad más mayor del festival, a los más jóvenes nos hizo disfrutar de la misma manera, puesto que, además de vertebrar el concierto en una sucesión ininterrumpida de buenos temas como ‘Flor Negra’ o ‘A Scratch in my Skin’, pudimos disfrutar de grandes hits de la música española como ‘Escuela de calor’ (que vimos mientras entrábamos al escenario) o ‘Veneno en la piel’.

Tras la sesión de nostalgia tocaba el golferío de uno de los grupos fetiches de quien escribe estas líneas y de este blog: nuestros paisanos Perro trajeron al Low Festival su gira presentación de ‘Trópico Lumpen’, que ya pudimos disfrutar en la Sala REM pero que en esta ocasión nos proponía como novedad el poder disfrutar de unos audiovisuales que sin duda no dejarían indiferente a nadie. Comenzaron, por tanto, con una advertencia sobre ellos y con una sucesión de temas contenidos en ese último trabajo, como son ‘Por mi, lo que veáis’ o ‘Pickle Rick’. Siguieron caldeando el ambiente con temas más antiguos como ‘Ediciones Reptiliano’, ‘Camiseta’ o ‘Catán’ (una de las mejores canciones para quedarse afónico que se han escrito nunca) hasta llegar el punto de inflexión: la instrumental ‘Disco mascota’ marcó el acelerón de un concierto que, seguidamente, se convertiría para nosotros en un pogo constante, sobresaliendo, como es habitual, ese ‘Marlotina’ que acabó con un mensaje coreado y repetido por los más hooligans: “odio eterno al fútbol moderno” (y bueno, quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra, que se dice).

Tras el torbellino de Perro tocó coger fuerzas, razón por la cual decidimos tomarnos el resto de festival con tranquilidad. Comenzando por Niños Mutantes, quienes con temas como ‘Hermana mía’, ‘Pura vida’, el hit ‘Herrante’ o el cierre con ‘Todo va a cambiar’ dejaron claro que su indie pop, además de tener algo especial que les hace destacar por  encima de los grupos imperantes actualmente en los carteles de festivales, en estos 20 años se han mantenido fieles a lo que son, pese a todo, y mostrando que más vale ser que aparentar. Pese a que nos acercamos a disfrutar de la genial ejecución del concierto de Editors, el no ser seguidores de la banda sólo nos deja remarcar ‘Formaldehyde’ y la habitual sobriedad del grupo.

P1190620.jpg

Aunque a menudo se nos pueda olvidar, hay un grupo en nuestro país que es sinónimo de pasión sobre el escenario. Se trata de los burgaleses La Maravillosa Orquesta del Alcohol, que presentaba en el Low Festival 2018 su último disco: ‘Salvavida (de las balas perdidas).  Y con dos de los mejores  cortes de dicho disco comenzaron: ‘Una canción para no decir te quiero’ y ‘O naufragar’. Si algo es innegable de La MODA es la capacidad de transmitir la comentada pasión de su directo al público, y si en algo se constata claramente es en esa gran canción que es ‘PRMVR’ y la fuerza de sus versos en euskera o en los coros de ‘1932’. Sin la mejor opción fue la de cerrar el festival con la sucesión de temas que cerró el concierto del grupo natural de Burgos: desde el éxtasis de ‘Hay un fuego’, hasta el broche final con ‘Héroes del sábado’ sin dejar de lado la intepretación de ‘Nómadas’. 

 

 

Estándar
Confirmaciones Festivales, Noticias

Editors y nuevas bandas Jagermusic, últimas actualizaciones del cartel del Low Festival 2018

Cada vez el calor se hace más insoportable, y no sólo se nota en los nuevos looks que vemos por las calles, si no por las últimas actualizaciones de los festivales de nuestro país, que van ultimando sus carteles. Uno de nuestros festivales favoritos, el Low Festival de Benidorm, hizo lo propio anunciando la semana pasada a su último cabeza de cartel.

TW POST NUEVA CONFIRMACION_TWpost.jpg

Serán los británicos Editors quienes completaran la primera linea del festival. El grupo de Tom Smith ya actuó en la edición de 2014 del festival, y en este 10º aniversario compartirá escenario con otros cabezas ya confirmados como The Chemical Brothers o los franceses Phoenix.

Antes de confirmar a los naturales de Birmingham, el festival nos había dejado una serie de confirmaciones con interesantísimos nombres de segunda línea como es el caso de la psicodelia folk de Woods o el más que consolidado indie pop de Niños Mutantes. Junto a ellos, el dj portugés Moullinex o Carlos Sadness daban forma a una tanda de confirmaciones completada por 5 bandas de la nueva propuesta Jagermusic. El garage pop de Aloha Bennets o Melenas, así como el punk de Runa son sin duda tres opciones que, salvo razones de fuerza mayor, no dejaremos escapar, y, si es posible, nos acercaremos a descubrir las tan originales propuestas de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba o Esteban & Manuel.

Las entradas del festival se pueden comprar en la página web por 71€ + gastos, estando las entradas VIP agotadas.

Estándar
Listas

Mejores discos internacionales de 2016

Tras dejaros ayer la lista de mejores discos en el panorama nacional, seguimos nuestro repaso del año con los mejores discos que se han gestado más allá de nuestras fronteras. ¡Pero ojo! Estad atentos a nuestras redes y al blog, pues os tenemos preparado otro resumen más del año y no, no son los mejores discos publicados más allá de nuestra galaxia. Como sea, empezamos:

nick-cave

Skeleton Tree, Nick Cave

Es imposible no escuchar este disco y no verse influenciado por el conocimiento sobre el contexto que lo rodea. Probablemente el último álbum de Cave ha sido el más oscuro de su carrera en todos los sentidos, pero lo que hay que tener claro es que es imposible no escuchar ‘I Need You’ y no acabar con los pelos de gallina. Sin duda, es uno de los grandes discos del año, si no el que más.

51RHm9wIQOL._SY355_.jpg

Blackstar, David Bowie

Blackstar, por excelencia, el disco de esta lista que supimos que iba a estar en ella desde que David Bowie lanzó ‘Blackstar’ y ‘Lazarus’ como singles hace un año. Es imposible desligar este disco de su figura y de su muerte, pero sin duda este es un disco que nos ha marcado. Un largo magnífico desde la simbología que le llena y está presente en todo el álbum hasta lo inclasificable del sonido de las canciones, va más allá de géneros, es sobrecogedor a la vez que oscuro. ¿Se puede decir algo que no se sepa ya de este disco o de su autor?

homepage_large-b536a49e

MY WOMAN, Angel Olsen

La cantautora natural de St. Louis ya avisaba con sus anteriores trabajos. Su talento iba creciendo a pasos agigantados, y aunque en las primeras escuchas de alguno de los singles que nos adelantó, finalmente, ha ocurrido. El de Angel Olsen es otro de los top 5 de este año. Lleno de contrastes en todos los ámbitos confirman que la cantautora puede darnos una de cal y otra de arena… o más bien. una de belleza y otra de energía. O si no, escuchen ‘Never Be Mine’ y ‘Sister’.

e3c43867

A Moon Shaped Pool, Radiohead

Otros que han roto su silencio tras 5 años sin sacar disco han sido los británicos Radiohead. A Moon Shaped Pool ha sido, además, uno de los lanzamientos del año alrededor de los cuales se han generado más expectativas. De un hecho complicado y triste, Thom Yorke y los suyos han sacado este disco delicado, sencillo pero muy cuidado tanto en letras como en arreglos y estructura, un disco para saborear y disfrutar con tranquilidad que a los fans más fieles nos recuerda al Radiohead del In Rainbows. Han cumplido con las expectativas y no han decepcionado.

homepage_large-28cf55b9

You Want It Darker, Leonard Cohen

El disco de Leonard Cohen, al igual al igual que el de Bowie, es imposible de entender sin su contexto. Sin duda, el disco era premonitorio, pero a diferencia del Duque Blanco, Cohen no escondió su significado. Más allá de esto, el disco supone el fin de una discografía soberbia, marcada por una líricas magistrales y que, al igual que empezó, terminó con una situación de obras maestras. ‘Leaving the Table’ u ‘On the Level’ aupan este disco junto a los mejores del músico canadiense.

163b6904

Six Hope Demolition Project, PJ Harvey.

El disco de la británica Polly Jean no es, ni mucho menos una decepción. Tal vez sí que pueda verse como un hermano (algo) menor del glorioso ‘Let England Shake’, pero siendo sinceros, PJ Harvey ha llevado las reivindicaciones y la conciencia política a un nivel superior en la música con este ‘Six Hope Demolition Project’. Washington, Kosovo, Afganistán. ‘The Community of Hope’, ‘Chain of Keys’, ‘The Orange Monkey’.

bon-500x500

22, a Million, Bon Iver

Justin Vernon ha lanzado este año el que es sin duda el álbum más impredecible de su carrera musical. Recelosos de escucharlo al principio, 22, a Million se ha acabado convirtiendo en un miembro imprescindible de esta lista. Se trata de un disco complejo, introspectivo, difícil de escuchar y de descifrar, pero una vez desprendido de la carcasa de experimentación con samples, autotune y numerología, lo que queda debajo es el sonido de Bon Iver que tanto nos conmueve y que está presente (aunque a veces se camufle) en todos los temas de este disco de poco más de media hora de duración.

whitney-light-upon-the-lake

Light Upon the Lake, Whitney

Sin duda, el del dúo formado por uno de los antiguos baterías de UMO, ha sido el debut del año. Su canción indie pop con claras reminiscencias country contiene una instrumentación que hace de esta colección de temas un genial disco con un sonido puramente propio que hace sin duda que, para el futuro haya que ponerles el ojo encima. Es indiscutible que ‘No Woman’ es de las mejores canciones de regusto folk que se han compuesto en este single.

bohcover

Why Are You Ok, Band of Horses

En nuestra lista también está el quinto álbum de estudio de Band of Horses. Se trata de un álbum equilibrado, en el que conjugan lo mejor de su estilo folk-épico con algunos pasos algo más experimentales y diferentes de aquello a lo que nos tienen acostumbrados. Como de costumbre, todo encaja perfectamente en los temas de este grupo, que sabe conjugar a la perfección las voces, los arreglos y las intensidades. Un disco agradable de escuchar y equilibrado.

moderatiii

III, Moderat

Con este cierre de su trilogía, el trío berlinés Moderat se ha consagrado como uno de los máximos exponentes y como un valor para las noches de los festivales. Servidor considera que los ecos a Radiohead son más que palpables en temas como ‘Reminder’, sin duda el tema cumbre del álbum. Ya pasaron por festivales en nuestro país como el Primavera Sound y estarán en el próximo Mad Cool, así que si tenéis pensado dejaros caer, este ‘III’ es sin duda su mejor carta de presentación para quien no los haya escuchado aún.

nada-surf-you-know-who-you-are-2016

You Know Who You Are, Nada Surf

Este es el octavo disco de los neoyorkinos, el resultado de veinte años de trayectoria como grupo. Se trata de un largo lleno del sonido característico de Nada Surf, con canciones agradables de escuchar, con melodías animadas y con energía, pop de guitarras y voces cuidadas y limpias. You Know Who You are resulta así un buen disco tanto para los fans consolidados de Nada Surf como para los que se interesan por primera vez por este grupo.

homepage_large-494ad891

Adore Life, Savages

El grupo liderado por Jehnny Beth es la “girl band” del momento. Sus canciones nos muestran rabia y oscuridad a partes iguales, y la cantante es una frontman a la altura de Patti Smith u otra de las figurantes de esta lista, PJ Harvey. Las londinenses suenen en lo lírico a dichas cantantes y en lo instrumental a los grupos del rock alternativo más oscuro. Ecos de Joy Division o Wire hacen que sea muy difícil elegir alguna canción en concreto. El disco funciona a la perfección desde el minuto 0.

thekillsashandice

Ash & Ice, The Kills

El dúo formado por Alison Mosshart y Jamie Hince no sacaba nuevo material desde 2011 y este año rompieron su silencio. Encontramos en Ash & Ice a unos The Kills más desnudos, con la voz de Alison Mosshart como protagonista principal de las canciones. Nos han presentado un disco que sigue la línea de su estilo garaje post-punk, pero con el cual se han atrevido a aventurarse un poco en la electrónica y nos han sorprendido introduciendo bases y ritmos con una producción muy cuidada, como vimos en los singles que nos adelantaron.

artworks-000142785574-8qc5xq-t500x500

City Sun Eater in the River of Light, Woods

Tras el soberbio ‘With Light and With Love’, primer disco de la banda de folk neoyorquina sin su bajista Kevin Morby (autor de otro disco que perfectamente podría estar en esta lista), el listón que el quinteto tenía que superar estaba bastante alto, pero con el paso adelante que dieron en su sonido lo han conseguido. El adelanto ‘Sun City Creeps’ ya lo advertía, pero no por ello se evitó que quedáramos hipnotizados con el alto contenido de psicodelia que los vientos presentes en ella nos mostraban. Sin duda, el disco no decepcionó, aunque de primeras a más de uno nos hubiera podido parecer insulso.  

wilcoschmilco_sq-7e6345587d4d1179c89a10450119340291a116e3-s900-c85

Schmilco, Wilco

Como es sabido, no oculto de manera alguna mi amor por el grupo liderado por Jeff Tweedy. Igual que no niego que en 2015 ese regalo que fue ‘Star Wars‘ me dejó bastante frío, he de reconocer que este disco de Wilco suena a un disco que Tweedy ha compuesto para sí mismo, razón por la cual no es de extrañar que a los menos fans del grupo de Chicago no les haya hecho especial gracia. Igualmente, pónganselo, no dejen que pare de sonar y verán como es imposible no caer en las fauces del mejor grupo de folk de nuestros días.

Estándar
Crónicas, Festivales

Inolvidable tercera jornada en el Mad Cool – Crónica Mad Cool Festival Sábado

Aunque los dos primeros días fueron más que satisfactorios, era sin duda la tercera jornada del Mad Cool Festival la que más atractiva se presentaba. Buena prueba de ello eran los diversos  e interesantes conciertos que se solapaban a primera hora.

Lucy Rose en el escondido escenario 5, Gary Clark Jr en el escenario principal y Wild Beasts en el genial escenario 3 protagonizaban la primera disyuntivas. Habiendo escuchado lo mismo a los tres grupos, me decanté por estos últimos (esperando así poder amarrar un buen sitio para Woods, que tocarían en ese mismo escenario. El cuarteto británico tiene preparado el que será su 5º disco, pero presentó un equilibrado setlist que me enganchó. Habiendo recibido por un lado muy buenas referencias del grupo a la misma vez que severas críticas, el juego de voces, y su regusto electrónico formó un sonido pop que sonó completamente renovado y original, no haciéndose para nada pesados ni repetitivos. Terminó el concierto y apunte de forma llamativa como asignatura pendiente escuchar al cuarteto británico más a fondo. Fueron, sin duda, el descubrimiento del festival.

Siguiendo con las criminales solapaciones, sacrifiqué a DIIV en beneficio de tomar fuerzas y mantener un muy buen sitio para Woods, sin duda uno de mis imprescindibles del festival. El grupo de Brooklyn se mostró introvertido sobre el escenario (no fue hasta el gracias final que el cantante, Jeremy Earl, abrió la boca para algo que no fuera cantar), pero musicalmente sonaron soberbios. Con una voz característica que estaba mejor ecualizada que para Wild Beasts, dieron importancia a sus dos últimos discos, esos que muestran un sonido psicodélico con raíces folk y se alejan ligeramente de la inevitable comparación con Neil Young. Abrieron con ‘Morning Light’, debilidad de un servidor, y  a lo largo del setlist canciones como la sorprendente ‘Sun City Creeps’ sonaron reforzadas por el saxo. Pese a esto, fue sin duda el cierre con ese himno que es ‘Moving to the Left’ y la alargada y genial ‘With Light And With Love’ lo que cerró por completo el concierto más especial para un servidor y que está sin duda en el top 3 del festival.

NeilYoungMadCool2016

Fue inevitable perderse el comienzo de Neil Young, el plato fuerte del festival, en el escenario principal: la distancia entre los escenarios y las más de 35.400 personas que asistieron a ver a la leyenda viva propiciaron que acabáramos viendo el concierto desde la torre de sonido (donde más adelante veríamos a los integrantes de Woods, que a lo largo de su concierto bromearon con que lo harían). Aún así, el hecho de llegar al escenario mientras sonaba la perfecta ‘Heart of Gold’ fue el presagio de que nos esperaba un genial concierto. Evitando individuos que estaban en el concierto “porque así podrían decir que han visto a Neil Young” (tal cual lo dijeron un par de personas a mi lado), disfruté de canciones que no esperaba conocer. Las tardes de estudios con ‘Harvest’ y ‘Harvest Moon’ hicieron que coreara temas como ‘From Hank to Hendrix’ o la preciosa ‘Unknown Legend’ casi sin ser consciente de ello. Con el que seguramente fue el mejor sonido de todos los conciertos del escenario principal, Neil Young incluso recuperó otro de sus clásicos, ‘Like a Hurricane’, un tema que no había tocado antes con The Promise of the Real, la banda que le acompaña en esta gira y que lidera el hijo de Willie Nelson; y que alargó con geniales solos de guitarra hasta los 20 minutos. Pero fue sin duda, el cierre con ‘Rockin’ in the Free World’, igualmente alargada, pero en esta ocasión con la intención de que siguiéramos coreando el estribillo, lo que confirmó que, para un servidor, el del músico canadiense había sido, sin duda alguna, el mejor concierto de su vida.  Tras las dos horas y media de concierto, y camino ya de irnos al rincón de pensar y asimilar lo que acabábamos de ver, Neil Young y su banda salió para deleitarnos con un bis y dejar claro que él era el cabeza de cartel, pero no de la tercera jornada, sino de todo el festival.

Una vez más, sacrifiqué (casi todo) el concierto de Flume por satisfacer mis necesidades. Aún así, llegué a disfrutar esa genialidad que el joven dj creó junto al soberbio Chet Faker, ‘Drop the Game’. Sólo por esa canción y el cierre con ‘Say It’ uno de los temas más aclamados de su segundo largo, si no el que más, mereció la pena acercarse a las gradas de la Caja Mágica, aunque al poco estuviéramos saliendo de nuevo para coger sitio en el escenario en el que aún olía al folk de la leyenda canadiense.

Cambiando completamente de tercio, era Two Door Cinema Club quienes se subirían al escenario nada más terminara Biffy Clyro. Llevaba años sin escuchar al grupo brítanico, pero el inicio con ‘Sleep Alone’ me demostró que el grupo ha compuesto una serie de himnos para pasárselo bien y no parar de botar en directo. Si bien el segundo largo me dejó algo frío en su momento, pues sonaba a más de lo mismo (seamos sinceros: el estilo de TDCC cansa.), el EP que sacaron me dejó un mejor sabor de boca, y disfruté cuando, por el ecuador del concierto, interpretaron ‘Changing of the Seasons’. Ojalá las canciones del inminente nuevo disco que presentaron sonarán mas como esa joya de canción, o al menos, como ‘Sun’, la mejor del segundo largo. El grupo tiene que dejar atrás esas estructuras repetitivas de ‘I Can Talk’ o ‘Something Good Can Work’, pues en directo casi suenan iguales. Aún así, el grupo es un acierto para los festivales y para el horario al que fueron programados. Mención especial además al batería, pues gran parte del peso del directo del grupo británico recae sobre él.

El festival se acababa, y los encargados de cerrarlo eran Capital Cities. Con versión de los Bee Gees, de Madonna y de Prince incluído, su concierto estaba marcado por la espera al himno Safe and Sound.

MadCool2016

El Mad Cool cerró una primera edición con una gran afluencia de gente y con un buen sabor de boca tras haber resuelto con soltura los primeros problemas de organización. El festival, claramente tiene margen de mejora, tal como intentar mejorar la cuestión del alojamiento cerca del recinto (una ardua tarea pero seguro de mejor solución que para su hermano mayor, al menos en antigüedad, el Dcode); o ampliar el horario del festival y así facilitar a la gente que pueda coger el primer metro de la madrugada. Pese a todo esto, el MadCool parece haber nacido para quedarse y crecer. Madrid lo necesitaba, y quién sabe si, en unos años, este festival no supera a BBK, FIB e incluso Primavera Sound.

Estándar