Confirmaciones Festivales, Noticias

Ya está aquí la XXI edición del LemonPop

Hace cosa de un mes conocíamos parte de la programación de la XXI edición del Lemon Pop, el festival más auténtico de Murcia. En la programación “de pago” iban actuar Jacobo Serra, Amatria y Supersubmarina, pero lamentablemente, debido al accidente sufrido por el grupo andaluz, dicho evento se ha cancelado (al igual que todos los conciertos de su gira). Las últimas noticias que conocemos por parte del management del grupo por lo menos nos tranquilizan: todos los miembros, incluyendo a los dos que se encontraban más graves, ya están fuera de peligro. Desde El Final del Círculo mandamos todo nuestro apoyo al grupo y sus allegados.

Lemon Pop

El Lemon Pop sigue, y su habitual programación gratuita nos sigue pareciendo más que interesante. Apuntad estas tres fechas en vuestras agendas:

  • Jueves 1 de Septiembre:

Correos, Miranda 76, Claim, Fenómenos Extraños, Kutxu Dj y Suzukid Dj actuarán en la sala REM, a partir de las 22.30h. El precio de la entrada será de 5€ e incluye una cerveza.

  • Viernes 2 de Septiembre:

Wendy James, Cooper, Triángulo de Amor Bizarro, September Girls, Chorusgirl, Vacaciones, Octubre, The Purple Elephants y Angelpop Dj actuarán en el Auditorio Parque de Fofó, con entrada gratuita a partir de las 20h.

La fiesta seguirá a partir de las 2h con Guille Milkiway (La Casa Azul DJ Set) en la Sala REM.

  • Lunes 5 de Septiembre:

Se proyectará el documental Murcia Supersónica en Los Molinos del Río, y actuarán en acústico Noise Box, La Maniobra de Q y tendremos a Gorzas DJ a los platos. Será a partir de las 19h con entrada gratuita.

Estándar
Crónicas, Festivales

Manel y Triángulo de Amor Bizarro triunfan en la primera jornada del Sonorama Ribera

La semana pasada mi ruta festivalera tenía la que probablemente fuera su parada más importante: el Sonorama Ribera. Aprovechando el festivo del día 15, el festival añadía un día más de duración, por lo que pude disfrutar de 5 noches de buena música en la siempre acogedora Aranda de Duero. Este es mi segundo paso por el festival arandino, muchas gracias a Sergio Mercader, de C’Mon Murcia por cederme sus fotografías.

La primera noche, como es habitual, los conciertos no iban mucho más allá del escenario ubicado en el camping. Sin nada que nos llamase la atención, y haciendo la típica “vida de camping festivalera” alrededor de una mesa, nos sorprendió el sonido que nos llegaba de la primera artista: Morgan no sonaba como a la típica fórmula tan explotada de típica cantautora pavisosa, sino que presentó una actitud fuerte y guerrera que coqueteaba con la de una riot grrl. Sin duda, fue una gran alegría empezar el Sonorama Ribera con esa sorpresa, pues tras Morgan, nada más allá de pasar un buen rato con los Bailongo Brothers (cuyo 50% es el cómico conocido como Quequé) quienes en una sesión muy gamberra pincharon a Nirvana, Bruno Mars o Alaska (el fruto de las dos primeras noches fue estar todo el día con eso de “donde está nuestro error sin solución, fuiste tú el culpable o lo fui yo” en la cabeza), entre otros.  Tras una divertida primera noche, nos metíamos en el saco para protegernos del maravilloso fresco arandino pensando ya en lo más auténtico del Sonorama Ribera: sus conciertos en las distintas plazas del pueblo.

Estos empezaban con la mítica y cada vez más masificada Plaza del Trigo. Dejando aparte ese debate creado de que si se está perdiendo o no la esencia del Sonorama debido a la cada vez mayor afluencia de gente al escenario denominado Aranda de Duero, siempre es un gusto ver como se pone el pueblo debido a esta programación. Polock fue el grupo encargado de abrir dicha fiesta con su pop que tanto bebe de Phoenix. Fue una pena principalmente unos problemas de sonido más que patentes en el monitor del bajo, que se mostraron desde la prueba de sonido. Además, el grupo parecía no estar cómodo por el escenario (tal vez por los problemas ajenos a ellos ya comentados) y más allá de los ineludibles agradecimientos se mostraron fríos y sin sangre. Una pena, pues si hubieran sabido transmitir con la actitud y no sólo con los instrumentos, temas como los geniales Sometimes, Fireworks y Everlasting hubieran sonado como los auténticos hits que son.

Los siguientes en dicho escenario era un grupo que nos conocemos bastante, The Purple Elephants presentarían su blues (casi hard) rock, pero a mí me llamaba el hambre, así que tras ver que la energía y el arrojo sigue en su música desde el primer tema, fui a satisfacer mis necesidades para afrontar al primero de mis imprescindibles, los guipuzcoanos Rural Zombies. Presentaban ‘Bat’ uno de los mejores álbumes debut del panorama nacional este año (el otro lo cataríamos por la noche), y el lugar que les asignaron se les quedó pequeño. El escenario de la plaza Sal no hizo justicia a su arrojo e intensidad. Sin dar más tregua que la necesaria para que su guitarrista afinara el instrumento, sonaron más que potente e hicieron bailar a la más que sobresaliente cantidad de público unos temas que sin duda hubieran sonado brutales en la plaza que habíamos dejado unas horas atrás. Hay que seguirle la pista a Rural Zombies, así que espero que, aprovechando su participación en Girando Por Salas 2017, las salas de Murcia se traigan a uno de los grupos con más potencial de nuestro país.

Guillem, Manel, por Sergio Mercader

Poco más había interesante, así la mejor opción fue la vuelta al camping a prepararse  coger fuerza para lo que se nos venía encima. La primera jornada en el recinto del Sonorama Ribera la empezamos con otro de los imprescindibles: Manel. Podríamos decir que ha sido gracias al último disco que el directo de Manel se ha hecho más movido, pero si nos paramos a pensar, fueron sólo cuatro las canciones del genial ‘Jo Competeixo’ que Guillem y compañía interpretaron. Con una gran afluencia de gente pese al tempranero horario, el concierto fue impecable, y se me hizo corto. Sin dar rodeos, el de los catalanes fue el concierto que más disfruté. Tal vez, porque es inevitable darlo todo cuando interpretaron, seguidas, ‘Ai Dolors’ y ‘La Serotonina’. También hay que señalar otra de las cosas que hacen grande al Sonorama Ribera: la amabilidad y la facilidad para congeniar con gente de todo el país;  Junto a uno de mis acompañantes, dejamos estupefactos a una pareja de catalanes gracias a como chapurreábamos el catalán en las intensas canciones del grupo.

Tras dar unas vueltas por el recinto mientras cenábamos, oír de lejos algunos temas de Quique González por un lado y ese homenaje de Belize a los Who con su ‘Teenage Wasteland’ por otro, llegué a ver parte de Ricardo Vicente, quien en los dos temas que pude disfrutar mostró un genial sonido y una mejor actitud (algo inevitable, pues el zaragozano es ya un veterano). Entre los navarros Belize y el antiguo líder de La Costa Brava está el concierto que más pena me da haberme perdido sin duda, ‘Henry Darger’, la canción elegida por Ricardo Vicente para cerrar fue un subidón casi comparable al vivido durante todo el concierto que aún asimilaba de Manel. Tras ellos, sin moverme del escenario pequeño (el que para mí encarna más la esencia del festival y en el cuál vi más conciertos) era el turno de Igloo; una banda a la que apenas había escuchado, pero cuya propuesta, aunque nada novedosa, me era más que satisfactoria. Esto provocó que el concierto no se me hiciera para nada pesado, aún no conociendo ninguno de sus temas. Además, el sonido les acompañó como ya había hecho con Ricardo Vicente, y mostraron una más que buena actitud sobre el escenario.

Tampoco nos movimos del escenario para el siguiente grupo, el trío madrileño Tigres Leones. Podría decir que, de alguna forma, me sorprendieron. Esperaba un concierto más parado, y salieron sin dar tregua, sin comentarnos nada entre canción y canción, encadenando temas de sus dos discos y ofreciendo así un concierto marcado por una gran intensidad y un buen sonido. Todo ideal para canciones como la divertida ‘Marte’ o ‘Anna Casteller’, su cierre. Tras ellos era el turno de Barbott, así que me decanté por no asistir al momento revival de este año, protagonizado por el Dúo Dinámico y alargué mi estancia en el escenario Burgos. Tras escuchar ‘Resistiré’ al acercarme a por una copa de vino, ya estaba listo para la fresca propuesta del quinteto barcelonés. Tal vez, a sabiendas de los puntos flojos de su disco debut ‘Curves’ y ante el riesgo de hacerse cansados, el grupo dio rienda suelta a su vena mas psicodélica, consiguiendo entonces un aire mucho más interesante para sus canciones y descubriéndose como una de las joyas tapadas del festival. De nuevo, el sonido del escenario se mantuvo ideal y el grupo estuvo cómodo en el escenario y entregado a su música y el público, que bailó con temas como el ya hit ‘Cream’. Junto a Rural Zombies, el de Barbott es un debut interesantísimo, y ambos son, seguramente, dos de los grupos con mayor potencial de nuestro país.

Otro grupo que es sin duda lo mejor de nuestro país en algo son los gallegos Triángulo de Amor Bizarro. Tienen, junto a La M.O.D.A., el mejor directo de nuestro país, y además han firmado uno de los mejores álbumes del año. Aún así, saben que los auténticos fans preferimos la propuesta de los anteriores álbumes, más cruda y ruidosa, así como que esta es mucho más intensa para un concierto en festival; por esto tal vez fue por lo que, pese a estar presentándolo, tocaron menos canciones que hicieron aquí en el SOS 4.8, ofreciendo por tanto un concierto más intenso en el cual también mostraron un sonido perfecto. Si bien reconozco que ‘Barca quemada’, ‘Baila sumeria’ y sobretodo ‘Euromaquía’ me hicieron darlo todo, pues se trata de temas redondos que nada tienen que envidiarle a sus anteriores canciones; fue en ‘Robo tu tiempo’ o ya en el cierre, con pogo incluido, en ‘De la monarquía a la criptocracia’, cuando lo di todo y eché el resto.

Isa, Triángulo de Amor Bizarro, por Sergio Mercader

Isa, Triángulo de Amor Bizarro, por Sergio Mercader

Con el cansancio del primer pogo del festival encima, decidí que Molotov era sin duda lo mejor para hacerme pisar por primera vez el escenario grande y además, seguir con la misma actitud que en el grupo gallego. La gira de su 20 aniversario no hace más que alargar su sombra, el grupo, ya con el bagaje de ser unos veteranos en su hardrock con tintes de rap que me hace definirlos como los Red Hot Chili Peppers latinos, mostró una genial puesta en escena. Un concierto para darlo todo en los pogos de temas como ‘Puto’ o ‘Chinga tu madre’ y, en vez de cantar, gritar ‘Frijolero’ o el himno ‘Give Me the Power’.

Con esto finalizaba la primera jornada grande del Sonorama Ribera. Más allá de lo musical, que un año más mostró que nada en el festival arandino te va a decepcionar, dieron un salto en cuestiones como el pago: la novedad del cashless les funcionó a la perfección y el único pero sería que no devolvieran el importe que no te gastases. Tal vez, el siguiente paso es avisarlo con tiempo y poder cargar tu pulsera previamente en casa, como pasó en el Mad Cool o en el Low Festival 2015, por ejemplo. También la zona de restauración, más grande, y los baños de este año fueron otro pasito adelante: mejores, más cómodos y con lavamanos. Un gran acierto.

 

Estándar
Confirmaciones Festivales, Noticias

El Sonorama Ribera distribuye y cierra su cartel

La semana pasada ya lo adelantaban, y hoy, el festival que se celebra en Aranda de Duero, el Sonorama Ribera, ha cerrado el cartel de su 19ª edición. Además, ha distribuido a los grupos a lo largo de sus 4 días:

Sonorama Ribera 2016

El número de artistas confirmados que se han anunciado hace unas horas llega casi a los 50, y entre ellos destacan grupos como Maga, L.A., Fuel Fandango, Delorean, Rural Zombies o nuestros paisanos Perro y Viva Suecia. Se unen así a los nombres que ya conocíamos como Mando Diao, The Hives, Quique González, Triángulo de Amor Bizarro, Egon Soda, Manel y por ahí sigue la lista. Además, otros de los atractivos del Sonorama Ribera este año serán el mítico Dúo Dinámico o el nuevo escenario Charco, con música hispanoamericana.

El festival se confirma así como uno de los mas apetecibles del verano. Cuando creíamos que habían tocado techo, vemos que en esta edición previa a la que será la de su 20º aniversario se superan trayendo importantes nombres nacionales. Además, un año más nos muestran una equilibrada distribución por días, en los cuales disfrutaremos tanto de los cabezas de cartel como de la letra pequeña, que muestra interesantes grupos como los ganadores del talento del Contempopranea, Detergente Líquido; los del propio festival, Fizzy Soup; o grupos de nuestra región como The Purple Elephants o Clara Plath. . Todo acompañado del buen ambiente del festival y del pueblo y de la propuesta gastronómica presentada por el festival.

Los abonos del festival se pueden adquirir en su página web a un precio de 60€, y ya han puesto las entradas de día por 30.

Estándar
Noticias, Próximos Conciertos

Ya conocemos los finalistas del Creamurcia 2016

Como os hemos ido contando, este fin de semana pasado hemos tenido en la Sala Garaje Beat Club las semifinales del certamen antes conocido como Creajoven, el ahora Creamurcia. Esta mañana se han conocido los nombres que han conseguido acceder a la final.

Final CreaMurcia16 PopRock

Los nombres que actuarán el día 24 de junio en el Auditorio Parque Fofó son The Purple Elephants, The Meatpies y unos jovencísimos Glasgow.

Estos últimos, Glasgow, fueron de lo más destacado para un servidor de la jornada del jueves, junto a otro de los finalistas, The Purple Elephants. Y por su parte, The Meatpies, se encargaron de cerrar la última de las semifinales, y con ello, toda la fase.

Este resultado es para muchos poco (o nada) inesperado, como es habitual en este tan incierto certamen, aunque igualmente, supone una gran muestra para todo murciano amante de la música.

La entrada para la final cuesta 7€, y el evento contará con Juanito Makandé como artista invitado. 

Estándar
Conciertos, Crónicas

Potencial pese al cansancio y los directos planos – Crónica 2ª Semifinal CreaMurcia 2016.

Tras la primera semifinal, llego a la Sala Garaje Beat Club con ganas de más, de descubrir más grupos de la capital que no conozca y me sorprendan. Sin embargo, esta es, posiblemente, la noche que peor viene para tratar de traer público, y eso influye significativamente en el ambiente que se crea tanto en el escenario como entre el público.

Los encargados de abrir esta segunda noche de conciertos express son Sleeping village, un trío formado por una baterista que golpea potentemente los platos, un bajista que es pura actitud rockera vestido a juego con el último integrante, el guitarrista y cantante. Se les nota la experiencia, y no dudan en interpelar al público y posar para los fotógrafos que se acercaban a las primeras filas. Pese a esto, su distorsión y su dureza, con canciones que no pueden evitar recordar a Rammstein, no han conseguido congregar mucho público. Comenzamos su concierto marcando el ritmo con la cabeza, pero conforme avanzan las canciones van resultando algo planos.

_DSC0680

Sleeping Village por Lola López

Llega el turno de The Purple Elephants, finalistas de la pasada edición del certamen, son uno de los grupos jóvenes de la Región que más despuntan últimamente. Contra todo pronóstico, tampoco consiguen congregar a tanta gente como algunos grupos de la pasada noche. Se suben al escenario y el cambio de sonido (y de juego de luces) respecto a los demás grupos se hace notar desde el primer acorde de su puesta en escena: los elephantes acuden a la sala con sus propios técnicos de sonido y luces (más que destacables en su profesión), lo que marca una gran diferencia de sonido con el resto de grupos del certamen. Aun así, su autodenominado rock psicodélico y desértico sigue sin llegarme, quizá por la voz del cantante, quizá por el organillo incesante que está de fondo en todos los temas. Deciden cerrar con un tema en inglés, lo cual resulta un acierto, y salen del escenario con la misma pose con la que entraron.

_DSC0701

The Purple Elephants por Lola López

En el ecuador de la noche están Just feeling, bajo mi punto de vista, el descubrimiento de esta semifinal. Consiguen crear un ambiente etéreo, una atmósfera que nos envuelve con sus canciones humildes e íntimas. Se les nota nerviosos y algo inseguros, pero desde el primer momento dejan claro que han venido a hacer su música lo mejor que saben, y consiguen captar mi atención con la mezcla entre la voz femenina, los instrumentos eléctricos con fuerza y detalles menos usuales como la presencia de un cello eléctrico, todo ello acompañado de unas baterías pesadas y punteos de guitarra con bastante potencia. Una lástima la falta de un público más numeroso y más atento a este grupo: es lo único que falta en el ambiente, expectación por todo lo que este grupo puede ofrecer.

_DSC0737

Just Feeling por Lola López

Glasgow son los siguientes: otro de los grupos más esperados de la noche. Antes de salir al escenario, se entretienen preparando la puesta en escena: luces, purpurina y cinta aislante de colores vibrantes se adueñan del escenario. Son pura energía: no paran quietos sobre el escenaro, metidos de lleno en su propio mundo mientras tocan sus temas. Su sonido y sus canciones son buenas, pero les falta algo, quizá un poco de madurez, de pulir y rodar las canciones, conseguir cohesión entre ellas (aun así, no podemos olvidar que seguramente sean los más jóvenes de la noche). Su música parece evocar a una juventud continua, por lo que habrá que seguirles la pista y ver si consiguen que su estilo evolucione con ellos, dado que el potencial que tienen es evidente.

_DSC0758

Glasgow por Lola López

Los que cierran la noche son Devil’s Advocated. El cansancio se empieza a notar en la sala: es tarde, el público que ha aguantado (y, seguramente el propio jurado del concurso) empieza a saturarse y a pensar que mañana madruga, de modo que no está especialmente receptivo para un grupo de corte más heavy. Aun así, el grupo tiene energía para rato y no dan tregua en su corto directo. Su sonido dura y estridente llena la sala, suenan sólidos, se les nota la experiencia, hacen suyo el escenario. El cantante es un verdadero showman, presentando las canciones, cantando frenéticamente y bailando sobre el escenario, mientras que el guitarrista llena la sala con su trémolo, no nos cabe duda de que los músicos dominan sus instrumentos a la perfección.

La segunda noche de semifinales no me deja tan buen sabor de boca como la primera. Deja de manifiesto lagunas organizativas (en la distribución de los horarios de los grupos, en la hora de inicio de los conciertos, en la igualdad de condiciones entre los grupos…), pero pese a todo sigue el clima de diversidad y de talento. Aún queda una tercera semifinal en este pequeño menú degustación musical.

Estándar
Crónicas, Festivales

Los guitarrazos se adueñaron del sábado del SOS 2016

Tras la crónica de la jornada del viernes del festival SOS 4.8 2016, nos toca hablaros de la larga jornada del sábado, que comenzó de forma ligeramente problemática en los Aperitivos.

Kiko Veneno era sin duda el mayor atractivo de esa programación (junto Ángel Stanich, que cerraría al día siguiente el festival). Congregó a una grandísima cantidad de público, que se desplazó hasta la Fica a ver al sevillano. Festivaleros o simplemente seguidores del cantautor, bailaron los 4 temas que tocó, pues ante la perspectiva de tener que lidiar con un fallo de la organización, decidió marcharse tras tocar cuatro canciones. Amaral estaba probando sonido cuando Kiko Veneno se disponía a tocar una canción solo con la guitarra acústica, y al solaparse el sonido decidió tocar otra canción distinta. Como la situación no cambiaba, el músico, molesto, avisó de que iba a tocar la esperada ‘Volando voy’ y con las mismas se iba, que le daba igual si paraban la prueba de sonido. Esto obligó a la gente a recogerse antes de lo esperado, y al grupo siguiente, Modelo de Respuesta Polar, a saltar al escenario media hora antes de lo previsto.

Lo cual perjudicó a los que habíamos comido con prisas para llegar a ver a los valencianos, que irremediablemente nos perdimos medio concierto. Aun así, Borja Mompó y el resto de músicos dieron un concierto impecable, con un sonido intenso a la vez que delicado. Modelo de Respuesta Polar también llegó a Murcia con nuevo disco, pero no faltaron los tristes e intensos temas de ‘El cariño’, su anterior trabajo. Sin duda, cumplieron con su cometido en los Aperitivos SOS con una perfecta conjunción entre todos los instrumentos.

Tras esto, y de una forma cómica pero efectiva (mediante una cadena humana de los voluntarios), a las 16h fuimos desalojados para, media hora más tarde, poder entrar al recinto (ahora ya sólo si tenías tu pulserita). Una enérgica Iseo, ganadora del TalentoSOS nacional se subía 15 minutos más tarde al escenario, y nos mostraba un sonido que a veces recordaba a Courtney Barnett y otras veces a Russian Red. A pesar del buen rato y de que la forma de ser tan extrovertida nos incitaba a quedarnos, las necesidades volvían a asomar, y decidimos inaugurar los foodtrucks antes de que nos pillara Nudozurdo. Y aún así, un par de canciones de su setlist nos perdimos, mientras apurábamos nuestro almuerzo tardío con los primeros temas de The Purple Elephants sonando ya en el Jägermeister.

Los madrileños congregaron a un número discreto de gente, si bien tuvimos la mala suerte de tener a nuestro lado a un pequeño grupo que no nos explicábamos que necesidad había de que estuvieran allí. Dejando este aspecto aparte, musicalmente el trío sonó perfecto, y con un setlist extraño e improvisado (se vio perfectamente en alguna ocasión cómo decidían en el momento qué tema tocar), no defraudaron. Los temas de su genial primer álbum fueron coreados por una gran parte del público, como ‘Ha sido divertido’, ‘El hijo de Dios’ y, sobre todo, ‘Mil Espejos’. Ni rastro alguno de canciones de su disco mas reciente.

IMG_1186

Nudozurdo por Lola López

Los madrileños se fueron entre ovaciones, y nosotros partimos al Jägermusic a disfrutar de My Expansive Awareness, el primero de nuestros grupos imprescindibles que tocaban esta jornada. Los zaragozanos no defraudaron, en incluso sorprendieron por su directo tanto a los más fans (entre los cuales he de incluirme) como a los que fueron por mera curiosidad. Sacando su psicodelia del guion establecido y dándole una vuelta de tuerca a sus canciones, ‘I’m Dead’, ‘Up and Down’ y ‘Wake Me Up’ sonaron originales, pero sobre todo las geniales ‘Keep On Dancing’ y ‘Do you Wanna Be Rich?’ y el perfecto cierre con ‘We Are Stardust’ nos dejaron con ganas de más y flipando con la propuesta a medio camino entre la psicodelia y el space rock más garagero.

Sin ningún gran aliciente hasta la hora siguiente, cogimos fuerzas y energía y, alrededor de las 9 y media, cuando el grueso de los asistentes se dirigían hacia el escenario Estrella Levante al concierto de Amaral, algunos les siguieron. La voz de Eva Amaral inundó el recinto del festival murciano. Consiguieron que el público se lo pasara bien con un setlist muy cuidado y fresco, donde, si bien estaban presentando su nuevo disco, no faltaron los temas que todos conocemos (aunque no sepamos muy bien por qué) y no podemos resistir canturrear aunque eso nos quite indiepuntos de nuestro carné.

Sin embargo, otros decidimos disfrutar de Nueva Vulcano, de nuevo en el escenario Jägermusic. El grupo catalán comenzó potente con ‘El mirlo’, y sin dar tregua a sus canciones y sus guitarrazos, evitaron cualquier tipo de solape con el sonido del escenario grande. La gente estaba entregadísima a ellos, y había un número importante de personas que no habían se habían dejado llevar por la llamada de Amaral. Sin duda, el momento álgido del concierto fue cuando tocaron ‘Dulce y ácida’ (servidor tiene debilidad por esa canción) haciendo casi un medley con la coreadísima ‘Te debo un baile’. Además, por si fuera poco, y aunque no fuera el final del concierto, para demostrar el derroche de energía, continuaron con ‘El ataque’ y ‘Hemos hecho cosas’. Nueva Vulcano no tenía nada que envidiar a los grupos del escenario principal, ni siquiera por la cantidad de público.

Second es un grupo amado a la par que odiado, pero cuando juegan en casa se nota. En el SOS 4.8 desplegaron de nuevo sus hits pegadizos y coreables, invitando al escenario a Juan Antonio Ross, importante músico de Murcia y productor del último disco de los murcianos. Sin hacerse tan monótonos como en el Sansan, pero a la vez sin mostrar nada novedoso, pues llevan años haciendo lo mismo, coreamos desde el principio con ‘Atrévete’, hasta el final con ‘Rincón Exquisito’, y, para bien o para mal, comprendimos que Second es el grupo más aclamado de nuestra región.

IMG_1194

My Expansive Awareness por Lola López

Siguiendo con una sucesión intensa de conciertos y su alternancia entre los dos escenarios principales, la gente no perdió el tiempo en llenar el escenario Estrella Levante. Era el momento de The Libertines, cabeza de cartel de la jornada. El cuarteto británico liderado por Carl Barat (que parecía atar en corto a Pete Doherty durante más de la primera mitad del concierto) salió al escenario mientras sonaba ‘Diamond Dogs’ del difunto David Bowie, y empezó abusando de su último largo publicado el año pasado y sólo momentos como ‘Horror Show’ o ‘What Katie Did’ animaron el concierto. Fue otra genialidad como ‘Can’t Stand Me Now’ la que coincidió con el emborronamiento para un servidor y sus acompañantes de la noche, pues varios elementos se dedicaron a robar móviles a la gente, y no nos salvamos. Más allá de esto The Libertines seguían con su show, y al llegar a los bises todo se diluyó. Si bien es cierto que un concierto del grupo británico debe de estar marcado por la actitud que caracteriza a Doherty y compañía, la salida para los bises con un intento de ‘Twist and Shout’ sonó lamentable, y al final, cuando ya nos habíamos desconectado y nos estábamos yendo, la cosa pareció volver a su cauce y ‘Don’t Look Back Into the Sun’ sonó, al menos de lejos, bastante más correcta. Aún así, todo parecía ser un espejismo, pues les cortaron el sonido cuando decidieron seguir tocando tras dicha canción, y el grupo decidió salir, como buenos rockstars, tirándolo todo y perseguidos por parte del staff del escenario.

Cansados por un lado y desmotivados por cuestiones extramusicales por otro, nos vimos obligados a ignorar a Of Montreal y cogimos fuerzas para Triángulo de Amor Bizarro. Los gallegos, ante un triste número de público (para lo que se merecen) y además, frío, dieron un señor concierto, sin más tregua que cuando tocaron ‘Seguidores’ y enérgicos desde el principio con ‘Desmadre Estigio’ se dejaron la piel en su directo, como buenas ‘Estrellas Místicas’ y sus fuerzas nos follaron y nos hicieron corear (o más bien gritar) y soltar toda nuestra rabia con temas como ‘Euromaquia’ o ‘Barca Quemada’ y hasta el genial cierre con ‘De la Monarquía a la Crpitocracia’. Los gallegos sin duda fueron quienes salvaron el sábado con su genial directo, y dieron uno de los mejores conciertos del festival (si no el mejor de todos).

Sin fuerzas, hicimos el esfuerzo de acercarnos a Sau Poler, pero sin ningún aliciente que nos hiciera quedarnos, nos alegramos de ver a los integrantes de My Expansive Awareness entre el público y nos recogimos, y es que en parte eso es lo que caracteriza al SOS4.8: el buen rollo y la convivencia, la posibilidad de girarte y ver pasar a algunos de tus grupos favoritos disfrutando de los conciertos de otros grupos. El SOS estaba acabándose, pero aún quedaba una bala en la recamara. Ángel Stanich cerraba el festival en los aperitivos del domingo tarde.

Ya desde la prueba de sonido, nos agrupábamos en las primeras filas, viendo entre el público la misma proporción de cañas de Estrella como de cafés, y es que a las 16:30h de la tarde de un domingo postfestival, uno no sabe muy bien con qué regar un concierto. El vaquero Stanich y su maravillosa banda estuvieron cómodos en el escenario, en perfecta sintonía con todos los que se acercaron a verle (y es que pese a la hora, contaban con muchísimo público). Adornaron el setlist con una versión de Neil Young, y todos salimos de la Fica siendo Metralleta Joe.

Estándar
Crónicas, Festivales

Tercer día para quedarse afónico en el Sansan Festival

Si el segundo día del Sansan fue el mejor musicalmente, el tercero fue en el que me dejé llevar por la indie fórmula y lo di todo. Aquí, la crónica de esta tercera jornada.

Mucho por Lola López.

La tarde comenzaba un poco accidentada (con retrasos a la hora de abrir las puertas, posiblemente porque Polock estaba aún probando sonido) con el concierto cuyo horario más había dado que hablar. El que es sin duda mi grupo favorito de la escena nacional, Mucho, comentó incluso por sus redes sociales, lo costoso de dar un concierto a las 5 de la tarde, y a Vic se le vió con cara de sueño al bajarse de la furgoneta. Aún así, el grupo lo dió todo sobre el escenario, y la poca gente que se había acercado a soportar el calor, que en esta ocasión no fue únicamente porque el azote de la Mancha abriera las puertas del infierno. El grupo muestra una conexión brutal en el escenario, aún siendo el primer concierto que daban con Emil Saiz (guitarrista de Nothing Places). Este doble de Ian Curtis (o de uno de los Greenwood para mis compañeros) mostró una maestría importante con su instrumento, liberando a Martí y Vic y entregándolos íntegramente a los teclados. Esta liberación animó a Martí a salir de su cuadrilátero de sintetizadores y bailar en más de una canción. El grupo cumplió, pese a todo lo que tenían en contra, y agradecieron en todo momento la asistencia de un público que respondió de forma sobresaliente.

Siguiendo con las melodías bailables, Polock se subió al otro escenario y dejó una serie de canciones frescas que nos recordaron a Phoenix, Kakk o The Royal Concept, pero que al no aportar nada original acabaron haciéndose repetitivos. Con ‘Fireworks’ o ‘Everlasting’ tuve suficiente. Tras ellos, y solapándose con Full, nuestro amigos de The Purple Elephants tocaban dentro de esa “resituación” dentro de la Falkata. Con un sonido mediocre pero con las luces funcionando (no fue así en el caso de sus compañeros Nunatak el día anterior) dejaron sus melodías de guitarras distorsionadas que nos evocan a Desiertos y se animaron a volver al inglés, cerrando con ‘We will ride the moon until the end’, lo cual les sentó muy bien, y lo mismo deberían replantearse la vuelta a la lengua universal. Tristemente para ellos, el público no respondió como el día anterior (y de hecho, en Full hubo más afluencia de gente que en Modelo de Respuesta Polar).

Zahara nunca ha sido santa (nunca mejor dicho) de mi devoción, y no le presté atención. Movilizando a un importante número (que probablemente ya se quedaran el resto de la jornada) ofreció un concierto del que sólo me atrevo a remarcar que defendió de manera sobresaliente una versión de la canción ‘Te debo un baile’ (que no me cansaré de remarcar que es de Nueva Vulcano), que llevo a su terreno completamente.

Seguidamente era el turno del que probablemente sea el grupo murciano con más caché de la escena. Second se subió al escenario grande a dejar una sucesión de sus siempre pegadizos temas. Lamentablemente, al repetirse los problemas de organización en lo relativo al photopass de Lola, no puedo adjuntar una foto en condiciones de Sean Frutos y compañía. Más allá de este aspecto, el grupo ofreció un concierto enérgico desde el primer momento, con melodías bailables, y letras que aunque a veces puedan invocar imágenes vacías o usar rimas fáciles, en otras a algunos nos llegan irremediablemente (“no quiero marcharme y que parezca que la herida ya no sangra”). El público, numeroso como en toda la jornada, era inevitablemente que estuviera entregado (servidor incluido) durante todo el concierto y que temas como ‘2502’ o el cierre con ‘Rincón Exquisito’ sonaran demoledores.

Dorian es uno de esos grupos que te persiguen, que es inevitable no escucharlos, y que también hacen estribillos repetitivos y pegadizos. En el Sansan Festival volvieron aun formato eléctrico, sin las cuerdas que acostumbraban a llevar en la gira de ’10 años y un día’, y el público lo agradeció. Todos, aunque sea de forma involuntaria, nos sabemos ‘A cualquier otra parte’ o nos venimos arriba con el cierre típico con ‘La tormenta de arena’, pues sus estribillos y melodías enganchan de manera excepcional. Aún así, no se salen del canon que hemos ido comentando, y algunos acabamos cansándonos.

Supersubmarina, por Lola López.

Supersubmarina es uno de los grupos con los que de alguna forma (aunque sólo durante unos tres años de mi corta vida) he crecido, y que aunque ya no sean habituales en nuestros reproductores de música, están ahí, en nuestro interior jovenzuelo (más aún). Los andaluces presentaron un muy acertado setlist en el cual sus temas más clásicos (y aclamados en su momento y ahora) tuvieron mayor importancia. Así, nos vinimos arriba de forma irremediable con ‘Kevin McAllister’ o ‘Puta Vida’ (reconozco que esta canción es de mis placeres prohibidos). Si bien en temas como ‘Viento de Cara’ no sentimos mas indiferentes, ‘Hasta que sangren’ aún nos engancha y no hace gritar, como ellos mismos dicen. Pese a todo, este jovenzuelo se ha hecho mayor, y o bien ha perdido memoria o se da cuenta de que José Chino (quien pidió paciencia para la organización, levantando pitidos entre el público) se salta versos, acortando las canciones, tocando así un gran números de temas y llegando a hacerse el concierto un poco largo.

Algunos estábamos muertos y sin ganas de aguantar a Grises y una casi siesta en la zona VIP lo reflejó. Además, nuestras gargantas se había ido con Sean Frutos, Marc Dorian y José Chino, perdiéndose en la vorágine del indie pop nacional. 

Estándar