Noticias, Próximos Conciertos

Los Últimos Bañistas se despedirán de forma indefinida en Sala Musik

Tras 8 años de actividad y sin despegarse del mundo underground de nuestra región, el grupo natural de Cartagena Los Últimos Bañistas va a hacer un parón indefinido. Como despedida, nos han preparado un concierto el día 17 de junio en la Sala Musik de Murcia. 

dsc_0888_fotor_cabecera

Tras regalarnos unos meses un single muy en la línea de lo habitual en el quinteto liderado por  Manuel Gil, Álvaro Caballero y Antonio Viwe y completado  por Alberto RG y José Antonio Vicente; Los Últimos Bañistas han decido hacer un descanso de duración indefinida. Pero como no todas las despedidas han de ser tristes, quieren despedirse de nosotros haciéndonos disfrutar de su selecta discografía en directo. Será con un concierto el próximo 17 de Junio en la Sala Musik de Murcia.

En el concierto actuarán también los madrileños Denea, que dentro de su gira 8 Rojo harán parada este mes en Murcia y Cartagena (Coyote Rock Bar junto a Clot). Las entradas para el concierto se pueden adquirir de forma física en Discos Tráfico y en el BAR Taberna de Ideas, costando únicamente 6€.

Estándar
Noticias, Reseñas, Singles

‘La maldición de la Llorona’, nuevo single de Los Últimos Bañistas

Hace meses que Los Últimos Bañistas nos comentaron sobre los singles que nos dejaron después del interesantísimo álbum ‘Expedición’, y hace un par de días nos dejaron otro más, con nueva formación y, consecuentemente, nuevo sonido:

Manteniendo su sonido pop con ligeros tintes de psicodelia, en este nuevo tema el grupo liderado por Manuel Gil y Álvaro Caballero nos deja un sonido mucho más fresco y luminoso, con una original parte lírica cuya composición recae sobre Antonio Viwe, autor de la letra de esta ‘Maldición de la Llorona’, y que deja a su base de fans expectantes de qué nos depararán los futuros trabajos del grupo cartagenero. Sin duda, la influencia de Alberto RG y José Antonio Vicente, nuevos integrantes del grupo habrá tenido mucho que ver en este sorprendente y gratificante giro de sonido.

Tras haber disfrutado del grupo tanto en el pasado Microsonidos como en el último festival SOS 4.8, el grupo tiene como próximas fechas la presentación de este single en la sala Siroco de Madrid el día 2 de marzo y a finales del mismo mes, el día 31, será en el Coyote Bar de Cartagena.

Estándar
Noticias, Próximos Conciertos

Los Últimos Bañistas y Lebowsky, también por El día de la música

Ayer os comentábamos que el próximo día 21 se celebraba, con un concierto el día europeo de la música. Como si de una celebración gitana se tratase, dos días después, el día 23 de junio, tendremos en la Sala REM otro concierto para celebrar el día de los melómanos.

Dia de la Música Sala REM 2016

Será a las 22h30 y con entrada gratuita, lo cual lo convierte en otra cita imprescindible. Los Últimos Bañistas, como les es habitual, darán un concierto más que correcto, pues ya lo hicieron en la sala 12&Medio, momento que aprovechamos para entrevistarlos; así como en el pasado SOS 4.8. Por su parte Lebowsky, que nace de la unión de Catéter, Voladora, Gramolo, Braslips y el mítico grupo Schwarz; presentarán su LP ‘Turntable’, con unos ritmos muy bailables de raíz psicodélica.

El Final del Círculo se pasará sí o sí, ¿y vosotros?

Estándar
Crónicas, Festivales

El sorprendente y sobresaliente viernes del SOS 4.8 2016

El pasado fin de semana tuvo lugar, como ya sabréis, el SOS 4.8, la más importante cita festivalera de nuestra región (con permiso del genial festival que es La Mar de Músicas, pero ocupan espacios completamente distintos). El Final del Círculo estuvo allí, y vamos a contaros nuestras (bastante buenas) sensaciones, a pesar de todo.

El honor de abrir la jornada del viernes, y por tanto el festival, recayó sobre Soleá Morente. La hija del granadino tenía previsto comenzar a las 4 y 10 de la tarde, pero un (al parecer) problema en un foco del escenario Estrella Levante le obligó a retrasar el concierto algo más de 10 minutos. Acompañada de una genial banda, entre la que cabe destacar la presencia de Florent de Los Planetas o de Antonio Arias de los Lagartija Nick, la artista nos dio un soberbio concierto de nada más que 4 canciones (desde el parecer de un servidor, fue un error no devolverle esos 10 minutos perdidos) con esa fuerte raíz del folclore de su tierra e interpretadas de forma soberbia. Sin duda, un concierto gourmet que hizo que, a pesar del horario, un buen número de asistentes se acercara a verla.

Como era de esperar, nada más acabar la gaditana, el jovencísimo grupo navarro Belize, uno de nuestros imprescindibles, empezó en el escenario “secundario”. Con un sonido un tanto mejorable los dos primeros temas, con el cual apenas oíamos los punteos de guitarra, el resto del concierto se desarrolló sin problema alguno y el público, cuyo número no difería mucho del de Soleá, no paró de bailar los geniales y, como se dice aquí en Murcia, bonicos temas de su primer disco. El cierre, con ‘Egos’, dejaba claro que la propuesta de estos chavales merece algo más que atención.

IMG_1071

Belize por Lola López

Siguiendo con la alternancia entre los dos escenarios, era el turno del potente directo del supergrupo Corizonas, pero tras haber disfrutado del mismo en el Sansan y con la perspectiva de hacerlo en el Sonorama Ribera, decidí cumplir la medio promesa y acercarme a ver a los paisanos Los Últimos Bañistas (en este ocasión con formación de lujo, Alex Dumdaca se encargó de la batería, conformando así al quinteto que grabó Expedición (Son Buenos, 2015)) en el escenario que sería mi hogar la mayor parte del festival, el escenario Jägermusic. Aun así, mi compañera Lola sí decidió quedarse con Vielba y compañía, y es que ofrecieron un concierto lleno de actitud y presencia (no solo la del showman que es el cantante), haciendo al público contagiarse de su energía y sus ganas sobre el escenario. Pusieron el colofón con una versión de Black Sabbath que sorprendió a todos los que se acercaron a ver a la fusión entre Los Coronas y Arizona Baby.

Por su parte, Los Últimos Bañistas, con un sonido bueno pero que se resentía al fundirse con la potente propuesta del concierto del Escenario Estrella. Aún así, en el sitio adecuado se disfrutaba de los geniales temas de Expedición, su debut homónimo o los singles que nos han dejado estos últimos meses, y no defraudaron al discreto (e incondicional) público. Además, los acompañantes que se vieron arrastrados, salieron cantando que no, no es por amor, sino por dinero.

Tras este concierto, y como introducción al siguiente, surge la inevitable pregunta: ¿no es siempre un placer ir de festivales y descubrir algún grupo? O, simplemente ¿que dicho grupo, al que habías escuchado muy por encima (bien por la falta de canciones en las plataformas de streaming o por falta de tiempo), te sorprenda muy gratamente y te haga fan suyo? Pues eso, especialmente lo segundo, sería el resumen del concierto de Spring King. Los británicos eran el plato de la iniciativa UK Calling que un servidor se había molestado en escuchar, y los singles del que será su álbum debut y algún que otro tema de su EP habían servido para acercarse al Inside de nuevo. Con su cantante batería y sus guitarrazos, presentaban un sonido fresco que recuerda mucho al de los Ramones. Hay que reconocerlo, aunque también podrían llegar a hacerse repetitivos, no parecieron ser tan monotemáticos. Se les seguirá la pista muy de cerca, dado que ‘Rectifier’ o ‘The Summer’ son dos más que buenas cartas de presentación.

Baywaves, con sólo un EP en su haber, también eran de los imprescindibles de nuestro SOS 4.8, y con su fórmula psicodélica que recuerda a una (genial) fusión entre Tame Impala y Unknown Mortal Orchestra, comenzaron desde el principio potentes, y esto se tradujo en que en el escenario, y a pesar de la posible mezcla de sonido con Mew, se notara un ambiente propio del cuarteto cuyo bajista nos dejó flipados con su estética y sus movimientos. Baywaves tiene un cantante por un lado y un frontman silencioso por otro; además unos temas geniales como ‘Time Is Passing You By’ que les valen para tener la lupa de gran parte del público y la crítica encima.

El que parecía que en un principio que iba a ser un SOS sin un gran aliciente se convirtió en un festival para tachar grupos pequeños, emergentes o que acababan de explotar, y la lista seguía. Esta vez con Toundra, y de nuevo, en el escenario secundario (si no llega a ser por Soleá Morente, uno no hubiera pasado por el Estrella Levante), el público asistente disfrutó de uno de los grupos con mejor directo del panorama nacional. Si bien es cierto que la arriesgada apuesta de los madrileños, al carecer de parte vocal, puede aburrir a algunos, la energía y los guitarrazos eran potentes a más no poder, y la fuerza y la energía del cuarteto caló desde el principio a los espectadores.

Tras la energía de Toundra, era el turno de los cabezas de cartel de la noche. Manic Street Preachers, en su gira 20 aniversario del Everything Must Go se adueñaron del escenario Estrella Levante, pero servidor, no siendo seguidor del grupo y habiendo escuchado poco más que un recopilatorio, decidió hacer caso de sus necesidades y cenar con los galeses de fondo. Se le hicieron algo monótonos e incluso lentos. Tal vez porque ese disco no es de lo más potente que han hecho o tal vez porque, como la mayoría de los álbumes de cualquier grupo, siempre hay canciones  prescindibles. Aún así, es inevitable canturrear temas más míticos como Motorcycle Emptiness o If You Tolerate This Then Your Children Will Be Next. Aun así, los galeses defendieron su setlist con la experiencia de un grupo que lleva años sobre un escenario, y supieron satisfacer correctamente al sector más rockero de los asistentes al festival murciano.

IMG_1162

León Benavente por Lola López

Como era de esperar, teniendo en cuenta el fenómeno fan que acompaña al grupo, fueron varios los que decidieron acampar en el escenario Inside aguardando la salida al escenario de Love of Lesbian. Lola no duda en ir a ver a los catalanes, que se sumaron al cartel del SOS4.8 anunciando que este sería su primer escenario festivalero con nuevo disco bajo el brazo, y se notaba: la emoción de quien comienza una gira nueva, con nuevas canciones en el setlist, se reflejaba en todos los músicos del grupo (y en Ricky Falkner, invitado de lujo), y la expandieron por toda la Fica. Acompañados de un espectacular juego de luces y disfraces, defendieron estupendamente un setlist puramente festivalero, compuesto por los temas más movidos de su discografía en español para no dar respiro al público en un concierto que se hizo corto.

Para evitar que se fundiesen los sonidos con los catalanes, Trepàt retrasó apenas 5 minutos el inicio de su concierto. Con un sonido genial y muy característico, el grupo repartió casi a partes iguales el setlist entre sus dos discos. Servidor, habiendo escuchado apenas un par de veces el primero pero teniendo más que trillado ese ‘El amor está en la tierra’, disfrutó con todo el concierto, atendiendo a las que menos conocía y dándolo todo en temas como ‘Crack’  y ‘Retrofestiva’ o, sobretodo, en los “arranca, arranca, arranca” de ‘Torturas en los Bares’. Además, el juego de luces que les acompañaba era genial, con los justos focos entre un mar de oscuridad que era idóneo para el sonido del grupo, creando su característico ambiente oscuro y envolvente.

Llega el turno de León Benavente, otro de los platos fuertes nacionales del festival, y uno de los directos más esperados (especialmente por Lola). Se puede notar la expectación en el aire en los minutos previos a que el grupo salga al escenario: los focos rojos parpadean en el escenario Inside al ritmo de los bocinazos de Tipo D, y Abraham Boba y los suyos salen a escena. El setlist ingluye ‘2’, su nuevo disco, completo, pero no faltan temas de su primer álbum como ‘Ánimo, valiente’ o ‘La palabra’. Se alternan las canciones más potentes, como ‘Gloria’, donde grupo y público a partes iguales sacan la energía que aún les queda, con temas más melódicos para corear con las manos en alto. Quedo con la sensación de que los vería de nuevo una vez acabaran, es que gritar los versos de Habitación 615 mientras el potente bajo de este tema retumba por toda la Fica es una sensación que merece la pena repetir.

Tras el genial cierre del grupo liderado por Abraham Boba (‘Ser Brigada’ siempre será un tema demoledor), gran parte del público se fue a ver el que algunas personas catalogaron como circo y otras como conciertazo de Matt & Kim, pero servidor, dejándose llevar por sus acompañantes se acercó, sin muchas expectativas, a otro de los grupos el UK Calling. The Big Moon presentaban un sonido garajero que irremediablemente te hacía pensar en las Hinds. Sin llegar a los niveles de estas, el cuarteto femenino me dejó con las mismas que fui. Con más acoples que ningún otro grupo en el mismo escenario (el Jägermusic de nuevo), no presentaron una propuesta nueva y a menudo sonaron poco sólidas. Una pena que ese fuera el cierre del festival y que no hubiera nada atrayente para matar el tiempo hasta el concierto de The Suicide Of Western Culture en el mismo escenario, pues nos vimos medio obligados a sacrificar dicho concierto y dar por concluida esta primera jornada.

Estándar
Entrevistas

“Hemos puesto mucho empeño en que Expedición sea un buen disco” – Entrevista a Los Últimos Bañistas

Como ya os contó Manuel en su crónica, el sábado pasado El Final del Círculo estuvo en el concierto que Los Últimos Bañistas y Stay ofrecieron en la Sala 12YMedio de Murcia, con motivo del festival Microsonidos. Tras la prueba de sonido de los cartageneros, les robamos unos minutos para hacerles unas preguntas en el camerino de la sala.

¿Cómo surgió el grupo Los Últimos Bañistas?

Manuel – Pues empezamos a finales del años 2008. Álvaro y Álex, nuestro anterior batería, ya estaban tocando, necesitaban un cantante y dieron conmigo. Ahí fue cuando empezó realmente el grupo, a partir de ahí.

Álvaro – Y usábamos las redes sociales, el MySpace era lo que había en aquella época.

¿Qué tres grupos o solistas consideráis como influencia directa en vuestro sonido?

Manuel – Yo creo que desde que empezamos hasta ahora han variado mucho nuestras influencias.

Álvaro – Sí, han variado mucho nuestras influencias y nuestros gustos, pero quizá como influencias podemos citar los grupos de los 90. Por ejemplo, Smashing Pumpkins, que aunque quizá no se noten como influencia en Los Últimos Bañistas, es un grupo que a mí me ha gustado mucho siempre. ¿Qué más?

Manuel – Sí, eso, grupos de los 90. Oasis, Nirvana.

Antonio – Supergrass.

Manuel – Y luego grupos clásicos de los 60 y 70. The Cure también.

¿Cuál es el último grupo o disco que hayáis escuchado, os haya enganchado y queráis recomendar?

Álvaro – No sé, últimamente hay muchas cosas que me han gustado. Últimamente he escuchado mucho un disco de My Morning Jacket que se llama The Waterfall.

Antonio – Yo es que soy mucho de grabarme un disco, ponerlo en el coche y quemarlo, no lo saco, así que no sabría decirte.

Manuel – Yo creo que Tame Impala es lo último que he estado escuchando, el Currents, que es el último, y eso me hizo ponerme a escuchar los anteriores discos, que no los tenía tan escuchados.

Vuestro último trabajo, Expedición, ha sido muy bien acogido por la crítica, ¿os esperabais este reconocimiento?

Álvaro – Pues la verdad es que no, porque la crítica es caprichosa, nosotros hacemos un disco y luego la crítica puede decir lo que quiera de él. Es verdad que nosotros hemos puesto empeño en que sea un buen disco, y puede que eso se refleje en las críticas.

Pasaron 4 años entre vuestro primer disco, Los Últimos Bañistas, y Expedición, ¿a qué se debió esa espera? ¿Tendremos que esperar hasta 2019 para un tercer disco?

Manuel – No, por Dios.

Álvaro – Sobre todo por motivos laborales. Nos separó el tema laboral y la distancia, porque Manu se tuvo que ir a trabajar a Galicia, y claro, con tanta distancia de por medio era imposible ensayar y mantener un ritmo constante para que el grupo fuera productivo. Ese fue el motivo principal del parón, no que hubiera crisis de creatividad o cualquier otra cosa así, simplemente fue eso.

En los últimos meses nos habéis dejado un par de singles, Un día con el diablo y La carrera del oro. ¿Son descartes de Expedición o simplemente son canciones que habéis compuesto después?

Manuel – Sí, son canciones nuevas. Quizá había alguna que venía un poco de antes, pero no las habíamos montado y preparado hasta ahora. No teníamos pensado incluirlas en el anterior ni nada así.

IMG_0864

Los Últimos Bañistas por Lola López

Habéis tocado en The Cavern Club. ¿Impone tanto tocar en The Cavern Club como decir que habéis tocado o vais a tocar en The Cavern Club?

Álvaro – Pues sí que impone, la verdad, porque entras ahí y es como un museo: todas las paredes están forradas de contratos que firmaron los Beatles, de fotos de Eric Clapton y de B.B. King, de gente gigantesca que ha tocado allí, pero bueno, luego es una sala acogedora, pequeñita, no es muy grande, y poco a poco se te va quitando el miedo y lo que te entra es ilusión por tocar en el sitio.

Antonio – Y tampoco van a verte sólo a ti, son ciento y pico bandas, la gente pasa de una sala a otra.

Álvaro – Sí, este festival en concreto es una semana entera, y desde por la mañana hasta por la noche están tocando grupos internacionales, europeos sobre todo pero también alguno estadounidense, de modo que eso es un continuo directo, uno tras otro.

Recientemente habéis sido confirmados para el SOS4.8, para tocar en uno de los escenarios de dentro del recinto, y es que el año pasado tocasteis en la plaza de La Merced. Esta noche tocáis aquí en la 12YMedio, en sala. ¿Qué formato preferís?

Álvaro – Yo prefiero en sala, y en esta en concreto. La 12YMedio sobre todas las demás salas.

Manuel – Sí, el sonido en sala se agradece más.

Álvaro – Es más acogedor, y sabes que, aunque quizá haya menos público, es público que viene a verte a ti expresamente, no como en un festival, donde la gente va a ver de todo y puede que de rebote te vea a ti también. Que eso también es algo bueno de los festivales, que te conoce gente por casualidad, pero realmente nos gusta tocar en sala.

¿Y el cariño a la 12YMedio es por algo especial?

Manuel – Tocamos aquí muchas veces, y suena muy bien, y conocemos al personal de la sala y a los técnicos.

Álvaro – Nuestro primer directo en Murcia fue aquí.

Antonio – La sala está muy bien, tiene muy buen equipo, y la gente que trabaja en ella nos acoge muy bien. Después de probar otras salas, pruebas esta y la diferencia se nota. Es pequeñita, pero es de las mejores de España.

¿Quién es el armonicista de Ayllón, el que pone a Dylan a las ocho de la mañana?

Manuel – Pues era una persona que tocaba en la calle y cada mañana que pasaba por donde estaba, él estaba tocando la armónica, y muchas veces tocaba a horas muy tempranas, y me molestaba. Y quise hacer una canción recordando aquello, pero no de una forma mala, y es que al final el recuerdo era casi mejor, ya que en su momento me estaba molestando. Al final me quedó un recuerdo bueno de todo aquello, que tiene más importancia que lo que molestó en aquel entonces. Y lo de Ayllón es porque esa persona tocaba la armónica cerca una plaza donde había una iglesia, en la calle Ayllón.

En el último año se ha empezado a hablar de la escena musical murciana por la gran cantidad de grupos que hay, las iniciativas y los concursos. Vosotros que lleváis activos desde 2008, ¿cómo veis esta evolución del mundo musical en Murcia?

Álvaro – Bueno, cuando nosotros empezamos, ya se atisbaba que había una hornada de grupos nuevos. Estaban los Leadings, Varry Brava, empezó Perro poco después, y ya se veía que podía haber un buen caldo de cultivo para futuros grupos, porque cada vez grupos como nosotros teníamos más acceso a salas, nos incluían en festivales, y eso también anima a la gente a hacer un grupo, y como se dan las condiciones idóneas, muchos de ellos salen adelante. También es verdad que ya antes de 2008 aquí había muchísima música, así que supongo que toda esa gente que hizo su trabajo y lo hizo bien en los 80 y los 90 también ha hecho que nosotros en nuestra época pudiéramos llegar a tocar y estar hoy donde estamos.

Algunos de vosotros también formáis parte de Nunatak, ¿cómo influye trabajar en Los Últimos Bañistas, que es un grupo con más antigüedad, a la vez que en Nunatak, que tiene menos tiempo?

Nando – Es complejo, sobre todo a la hora de compaginar los trabajos de cada uno, los ensayos de cada grupo. Es complicado.

Álvaro – También compartimos sello discográfico, con lo cual tenemos ciertas facilidades a la hora de programar directos, eso nos viene bastante bien.

Finalmente, dejamos una pregunta en blanco, un espacio para que digáis cualquier cosa, ya sea un mensaje a quien os escuche o lea esto, una anécdota o contar algo que no os hayamos preguntado.

Álvaro – ¡Todos me miráis a mí!

Manuel – Es que tienes más facilidad de palabra.

Álvaro – Uy, sí. Pues yo animaría a la gente a que, si tiene ganas de montar un grupo, que lo haga, que con un poquito de esfuerzo y haciendo las cosas bien puedes pasar muy buenos momentos. Aquí en Murcia hay apoyos para los grupos emergentes y que aunque es un camino duro, merece la pena y animo a la gente a que coja una guitarra, una batería nunca porque pesa mucho, y que monten un grupo.

Antonio – Y que vayan a conciertos.

Álvaro – ¡Y que vayan a conciertos!

Antonio – Porque si no van a conciertos, esto se muere.

Estándar
Conciertos, Crónicas

El frío se mezcla con la ilusión por Los Últimos Bañistas.

El pasado sábado, como os comentábamos, el grupo cartagenero Los Últimos Bañistas, acompañados por los barceloneses Stay, actuaban en la sala 12&Medio, dentro del Microsonidos. El Final del Círculo estuvo allí, y servidor lo vivió con la ilusión de ver a un grupo que sigues desde su primer álbum.

IMG_0867.JPG

Los encargados de abrir el concierto eran Stay. Como ya señalábamos, su música bebe de Oasis (de forma muy directa, al haber trabajado con Andy Bell), y pese a que uno no es fan de los Gallagher, el quinteto barcelonés le ha enganchado. El grupo ofreció aproximadamente una hora de psicodelia, trasportando al (más que pobre) público de la sala a Liverpool y Manchester, y recordándonos a los ya citados Oasis, a Primal Scream o los Beatles más psicodélicos. Una pena el viaje desde Barcelona y la pobre respuesta de los murcianos, las pocas interacciones con el público fueron con los integrantes de Los Últimos Bañistas. Temas como Always Here o Pinkman no deberían pasar desapercibidos.

Seguidamente era el turno de los cartageneros. Jugaban en casa pero no mejoraron la afluencia de público. Este, además de justo, era frío, y el grupo lo notó (el propio guitarrista, Álvaro, me lo comentó amablemente después del concierto, sinceridad que le honra. Nos veremos en el SOS, nos dijimos. Y así será).

IMG_0953.JPG

Tras un instrumental típico de una banda sonora de Quentin Tarantino, los cartageneros empezaron sin anestesia con los temazos ‘El favor de la duda’ y ‘Armonicista de Ayllón’, de su último disco tan aclamado por la crítica. La segunda nos pierde y nos es inevitable parar la cámara y cantar. Seguidamente, y haciendo las delicias de quienes escuchamos hace ya 5 años su primer álbum, nos dejan casi seguidos 4 temas de él , incluido un medley de otros dos temas que nos pueden, ‘El gran apagón’ con ‘Nadia’.

El quinteto cartagenero suena impecable, y si el ambiente de la sala acompañara, sería un señor concierto. Correctos en todo momento, siguen con potentes temas temas de ese último disco, como son el homónimo, ‘A través de las Ondas’ (con ese pegadizo “shalalalala”) o la sutil ‘Bestias peludas’ (ese “estamos durmiendo” podría sonar incluso como un recado para el público asistente).

Llegando al final nos dejan una sorpresa con la que mi acompañante y yo nos quedamos perplejos y que nos sorprende muy gratamente, una versión cañera de The Model, de los míticos Krafwerk. Los electrizantes guitarrazos de Manuel, cantante y guitarrista,  nos flipan. Pero el público lo toma como una canción más. El frío sigue en la sala. Anuncian la última canción, la inevitable ‘Dinero’. Tras unos tímidos “otra, otra” que no dan su fruto, el grupo sube al backstage y la fría noche sigue su curso.

Me espero a que bajen de nuevo a recoger, les pido el setlist (siempre ayuda) y aprovecho para comentar con el guitarrista lo que más arriba he dicho. Salimos de la sala con la necesidad de volver a verlos, por el simple hecho de mostrar apoyo a un grupo que, seguramente, lo merece más que otras bandas más famosas de la escena local; y por lo bien que se han portado. Siempre nos queda la pregunta de qué necesitan Los Últimos Bañistas para ser reconocidos en su tierrra.

Estándar
Noticias, Próximos Conciertos

Microsonidos 2016: semana del 11 y 12 de marzo

Un lunes más, os informamos de qué tendréis este fin de semana en la Sala 12&Medio con motivo del Microsonidos 2016.

12792322_829979223798456_6639373537123881040_o

El viernes 11 tendremos a Biscuit acompañados de Aliment y The Red Rooks, por el módico precio de 6€ (entrada anticipada, aquí) o 10€ en taquilla.

Y el sábado, como ya os hemos comentado, tendremos a Los Últimos Bañistas (de los que hace poco os ensañábamos su nuevo single, La carrera del oro) junto a los barceloneses Stay. En este caso, el precio de la entrada es de 8€ anticipada (que se puede adquirir aquí) o 10€ en taquilla.

Estándar