Discos, Reseñas

Pajaro Sunrise, inevitablemente mejor tras su derrumbe

Ya os adelantábamos que Yuri Méndez, conocido como Pajaro Sunrise, nos tenía preparado un nuevo disco, que salió hace cosa de una semana y media. Tras reposarlo y darle las escuchas merecidas, lo tenemos claro: se trata de un disco inevitablemente bueno.

Tal vez es inevitable que un músico no se nutra de sus peores momentos personales para crear una verdadera obra de arte, y por eso ‘The Collapse’, el último largo (y van ya 4) de Pajaro Sunrise, identidad tras la que se esconde Yuri Méndez, es posiblemente una de las joyas por descubrir de 2016. Pese a esto, tras una escucha global del mismo, también se nos queda la idea de que la tónica general no es un volantazo para evitar una caída, si no que es el pisotón en el acelerador que la trayectoria del músico leonés exigía.

El álbum se abre de forma premonitoria con ‘Into the Sunset’, que al igual que todo el álbum muestra, por un lado una parte lírica muy melancólica que crea un precioso contraste con las melodías más bien alegres; y por otro, el tema sigue una leve línea ascendente que es así mismo la que se aprecia en todo el disco: ‘Eurohop’, que lo cierra, es un tema bailable y animado desde el principio. Siguiendo con los contrastes, lo precede una canción tan sutil a la par que efectiva que se convierte en una de las más destacadas. Aunque levemente y arriesgandonse a convertirse en un disco plano, la línea ascendente es más que palpable.

Aun así, no hay que esperarse hasta ella, pues ‘Man’s the Only Bird Who Has No Feathers’, además de tener un título precioso a la par que ingenioso, es el primer gancho del disco… y que viene seguida del segundo, ‘Schipho’; sólo con esa sucesión el disco merece ser escuchado hasta el final, y temas como el que da título al disco nos lo confirmarán más adelante.

Tras unos temas que dotan al LP de personalidad y sobretodo, de solidez, nos queda claro que la participación de Bart Davenport y Charlie Bautista, entre otros, ha sido de las mejores decisiones que Yuri Méndez ha tomado con respecto a Pajaro Sunrise. El mismo artista, consciente de la gran discografía que tiene a su espalda, parece regalarnos ritmos y melodías que nos recuerdan en esencia y satisfacción al que seguramente sea uno de sus mejores temas, ‘Kind Fantastic.’

Aunque tal vez no tenga la repercusión que otros álbumes de (y en) nuestro país, es sin duda una de las grandes obras que ningún melómano debería de dejar de escuchar.

Estándar
Discos, Reseñas

Si todo funciona en Wilco, ¿por qué cambiarlo para Schmilco?

Antes de comenzar a analizar el que es ya el décimo álbum de estudio de Wilco, he de dejar claro una serie de detalles personales. ¿Recordáis ese BUM de 2012 con Wilco, Lori Meyers, Delorentos y unos ahora desaparecidos The Leadings? Bien, pues ese fue el primer concierto de este mundillo de la música ambiguamente catalogada como “indie”. Eso sin duda ayudó mucho a que mi relación con el grupo liderado por Jeff Tweedy haya ido tomando la forma de esa etiqueta que no es realmente tan difícil de usar: la de grupo favorito. Hay que ser honestos, y no voy a negar que si ¿tal? me preguntas hace dos años os hubiera dicho a los Red Hot Chili Peppers; un poco antes del BUM antes comentado, un yo muy adolescente, hubiera salido con cierto cuarteto de Liverpool que todo el mundo conoce; y no hace tanto que The Strokes eran mi grupo a seguir. Pero el folk ha acabado ganando a cualquier otro sonido, y Wilco se han erigido como el “grupo al que no me puedes tocar”.

Es sin duda por eso que voy a empezar la crítica de Schmilco con una sentencia que tal vez algunos compartan y otros no tanto. El décimo álbum de estudio del grupo de Chicago me ha gustado mucho, y la razón es la siguiente: se trata de un disco para fans. Algo que ya pasó con el regalo ‘Star Wars’, que nos dejaron de forma gratuita hace poco más de un año y que en más de una ocasión vi etiquetado (erróneamente) como “disco menor”. Pero aquí nos atañen las 12 canciones que se esconden tras la portada diseñada por Joan Cornellá.

wilco-schmilco-640x619

Aunque pueda estar de alguna forma nublado por mi fanatismo (en el buen sentido) por Wilco, reconozco que el disco no es un ‘A Ghost is Born’, un ‘Yankee Hotel Foxtrot’ ni un ‘Summerteeth’, pero tiene temas que nada tienen que envidiarle por ejemplo a hits de este último, el cual es sin duda el punto de inflexión en la discografía de los americanos. Los adelantos son muy variopintos en ese sentido, tanto ese (también) regalo que  fue ‘Locator’, como la genial ‘If I Ever Was a Child’ siguen esa senda de darle una vuelta al folk y dejarnos unos ritmos maravillosos. En el mismo saco deberíamos además meter ‘We Aren’t the World’ o ‘Nope’ (si tuviera que elegir una sola canción del disco, sin duda sería esta última) y con ello teníamos algo muy cercano al ya comentado ‘Summerteeth’. El tercero de los adelantos, ‘Someone to Lose’ es una canción que sin destacar en un principio, poco a poco, con las escuchas se acaba instalando dentro de ti y decorándote la habitación como si de una típica y tradicional casa americana se tratase.

En estas dos últimas ya vemos rastros de los Wilco más experimentales, pero es sin duda la genialidad ‘Common Sense’ la que más arriesga de todo el álbum con las habituales disonancias del sonido Wilco. El resto son canciones en las que tenemos claro que Tweedy coge las riendas del grupo con mano dura y nos deja preciosas canciones de folk, como ‘Normal American Kids’, ‘Cry All Day’ que sirven para reafirmar mi idea de que Wilco son el mejor grupo grupo de folk-rock hoy por hoy (una vez incluso un conocido y yo aventurábamos que tal vez, las tres últimas palabras en negrita sobran, con permiso de Cash y el primer Dylan, que hasta donde sabemos son solistas y no grupos). Sin duda, es en las letras donde mejor se muestra ese liderazgo de Jeff Tweedy. Con letras más personales que nunca, nos habla de su infancia, de su madre y nos deja sentencias tan contundentes como eso de “why kill a man when you can drive him crazy?”. Algunos lo tenemos muy claro: Schmilco funciona gracias a su parte más lírica. 

Poco más se puede decir de Schmilco. Remitiéndome a mi primera sentencia, y ampliando la idea de que se trata de un disco “para fans”, reconozco que se trata de un disco plano, pero que atendiendo a su setlist, tiene los ganchos suficientes para que os anime a escucharlo más de una y más de dos veces. Al igual que con su tercer adelanto, el disco merece ser asimilado y consumido en varias veces, donde nos daremos cuenta que canciones que pasaron en un momento  desapercibidas realmente tienen más enjundia. La primera escucha tal vez nos diga poco. La segunda y parte de la tercera despertará algún tipo de curiosidad por una serie de canciones. Y en la cuarta nos sentaremos en el porche de una casa en un campo americano a ver la vida pasar con una sonrisa de satisfacción. O tal vez no, tal vez sea realmente que mi fanatismo por Wilco y por darle un abrazo a Tweedy está por encima de todo. Quién sabe.

Estándar
Discos, Reseñas

A veces, lo fresco puede hacerse repetitivo. Reseña de Curves, debut de Barbott

A pesar del título de esta entrada, he de dejar claro desde el principio el hecho de que esta no es una reseña negativa, y que Barbott, a raíz de la publicación de Curves el pasado viernes 21, ha sido de los últimos grupos que más me han enganchado.

Barbott

Sin duda, los descubrí tras la publicación del videoclip de ‘Cream’ el single adelanto que comienza con unas atractivas guitarras que nos recuerdan irremediablemente a Two Door Cinema Club o a unos primeros Vampire Weekend y las cuales son recurrentes a lo largo del tema. Esa guitarra se ausenta durante la parte vocal y al final del tema, momentos donde un ambiente electrónico muy pop nos invade y nos trae a la mente a importantes grupos de lo últimos 5 años como Foster the People.

Más allá del single (tras su publicación le di una importante escucha a los EPs que más adelante comentaré), el disco se abre con ‘Paramount’ un tema en el cual la guitarra se nos clava de nuevo, pues junto a las a muy menudo pegadizas letras, son lo más característico del quinteto catalán. De nuevo, la base electrónica pone unos importantes cimientos sobre los que se desarrolla el tema en cuestión, que de nuevo nos remite a algún que otro grupo del “indie del 2000”, pues la voz de Guillem perfectamente podría casar en una canción de los Strokes. En ‘My Morning Every Window’ es en cambio la parte electrónica la que, con un regusto muy espacial, toma la melodía. Pero sin duda, la joya de la corona de Barbott es ‘Pyongyang’. La canción empieza con un tempo suave y una melodía que a mitad del tema empieza a tomar fuerza. Probablemente sea la canción menos fresca del disco y con seguridad esta es la razón por la que un servidor la considera la joya del disco.

A la leve ‘Pyongyang’ le sigue ‘Spaceship’. La otra joya. Esta vez la guitarra se acerca más al single y a la línea general del álbum, pero sin ser beber tanto de ese inde-machacon-popero (de nuevo, la razón por la que se convierte en la segunda joya). Siguiendo con la sucesión de buenas canciones de Barbott, nos dejan ‘It’s so Hard to Forgive’, una canción de nuevo calmada en la que la voz entra en conversación con el sintetizador, y que ya en el minuto final, repitiendo siempre eso de “it’s so hard to forgive when you’re on your own”,entra en una ascendente intensidad que de nuevo cierra con un sintetizador que perfectamente podrían haber firmado unos franceses con nombre de ciudad americana.

Tristemente, tras el single anteriormente comentado, y ya entrando en la segunda mitad, casi todas las canciones empiezan a pecar de lo que más les hace relucir. La guitarra fresca, los ritmos alegres se hacen irremediablemente repetitivos, y canciones como ‘Sun’, ‘Boyfriend’ o ‘Perfume’ no nos aportan nada novedoso y se quedan simplemente en canciones divertidas. No así es el caso de ‘Mother’. La canción comienza con unos sintetizadores muy cercanos a los sonidos new wave de los años 80 y vemos un nuevo matiz en la música de Barbott, lo cual se agradece y salva con creces esa segunda mitad de Curves junto a la también más que notable ‘Perfume’.

Sin duda el quinteto catalán ha conseguido lanzar un álbum sólido, con un sonido claro y fresco pero que inevitablemente a un servidor se le hace repetitivo. Los matices que he comentado que recuerdan a esos grupos más puramente “indies” no suponen del disco de Barbott una mera copia, sino que te dejan la sensación de recuerdo, de que has escuchado antes a Barbott o algo que se le parece mucho. Pero no sabes exactamente qué o por qué. Tal vez, la forma de evitar el efecto que acaba por crear el álbum hubiera sido recuperar alguno de los temas de los EPs a los que anteriormente he hecho referencia, como la genial ‘Triumph’, que sin aportar nada distinto al sonido del álbum hubiera funcionado como un buen gancho; o el que probablemente sea el tema más atrayente de los catalanes: ‘Kuanzishwa’, esa genial canción donde coquetearon con los sonidos más psicodélicos (que últimamente son una debilidad para quien escribe esta reseña)

Estándar
Discos, Reseñas

Para el Sr. Chinarro, el progreso ni está, ni se le espera.

El pasado viernes 8, como ya os comentamos cuando se supo la noticia, fue la fecha de lanzamiento del último disco de Antonio Luque, mejor conocido como Sr. Chinarro. Producido por J de Los Planetas y con importantes colaboraciones como la de Soleá Morente, Florent o Pájaro Jack, ‘El progreso’ es, seguramente, uno de los mejores discos nacionales que vamos a escuchar este año.

'El progreso', Sr. Chinarro.

El músico sevillano fue dejando canciones a modo de adelanto en el medio Jenesaispop, de forma exclusiva, por lo que desde El Final del Círculo no pude hacer el seguimiento que me hubiera gustado hacer y esto ha hecho que pille esta reseña con ganas.

De esos adelantos, el primero que pudimos escuchar fue ‘Efectos Especiales.’ Este tema, que es el que abre el disco, nos marca algo muy carácterístico de todos los temas del disco y de toda la carrera musical de Antonio Luque: la intensidad va in crescendo, llenando el tema de arreglos que dan fuerza a toda la canción y que muestra inevitablemente la mano de J. Sr Chinarro se caracteriza por letras ácidas y llenas de originales metáforas que hacen de los temas contundentes alegatos, ya sea de ese tema universal que es el amor o, en este caso, de desencanto contra el progreso humano y a favor de vivir la vida; porque ‘la historia no está ni bien ni mal’, el progreso es una mera ilusión y hay que dejar de hablar y seguir adelante… como personas.

Sin duda, el desencanto contra esa idea del progreso marca todo el disco (no en vano se titula así), pues incluso en las canciones con una temática más sentimental hacen referencia a este. En la canción homónima, ‘El progreso’, que probablemente se convertirá en la próxima gran canción de Antonio Luque y en parte debido a la voz de Soleá Morente, junta un estribillo tierno con algunos versos más ácidos y que retoma el tema principal del disco.

Sentimentales también son ‘El castigo’, ‘Fase Lunática’ o’La mujer’, en las cuales vemos otra de las carácterísticas del disco: el uso de cuerdas. Sin ser nuevo en el sonido del sevillano, la forma de usarla nos recuerda a las de los últimos discos de Los Planetas. Acompañando el progresvio aumento de intensidad de las canciones, hace crecer a las canciones más de lo que lo harían si se hubieran limitado a guitarras, bajo y batería.

No sólo la típica canción chinarra tiene cabida en este álbum. A menudo, Antonio Luque ha mostrado de forma cristalina sus raíces andaluzas, y en este disco lo refleja ‘La ciudad provisional’ que, perfectamente, cuyo estribillo podría haber sido firmado por el Grupo de Expertos de Solynieve (también de J). A eso, podemos sumarle el casi western ‘La fiebre del oro’ (empieza de hecho con la melodía de ‘El bueno el feo y el malo’) o los ritmos tropicales de ‘Maravilla’.

Para Antonio Luque el progreso es una mentira, en su disco lo deja bien claro, tanto en las letras como en la melodía, sin hacer nada excesivamente innovador, nos ha dejado posiblemente uno de los mejores discos nacionales de este año (probablemente, y al menos para un servidor, ¿el mejor hasta ahora junto al de Mucho?).

Sr. Chinarro en Murcia.

El sevillano se llevará ‘El progreso’ de gira, y como os comentábamos ayer, el jueves que viene podremos disfrutar de él en el Auditorio Víctor Villegas, y también en festivales como el Low de Benidorm.

Estándar
Discos, Reseñas

Nunatak llenan de matices su pulso infinito

‘Nunatak y el Pulso Infinito’ es el nuevo disco de los cartageneros Nunatak, uno de los discos más esperados por los afines al panorama musical murciano, un álbum acogido con los brazos abiertos por los seguidores más fieles del grupo y por aquellos que conocían de oídas a la banda y querían darles una oportunidad.

portada-npi-1-600x600

El disco, sin duda, empieza con fuerza. Han decidido abrir con los tres singles que sacaron en adelanto del disco: ‘El grito’, ‘La primera luz’ y ‘No volveré a verte’ nos golpean con fuerza en ese primer tercio de disco que ellos solos constituyen. El grito nos enganchó desde el principio, y es que marca la vuelta de Nunatak: decidieron volver a la actividad con esa canción, que junta de forma genial la garra del conjunto, su esencia, pero a la vez vemos en ella nuevos matices, un soplo de aire fresco en las canciones de Nunatak. Conjugan los sonidos acústicos que tanto les caracterizan con arreglos de guitarra eléctrica que potencian la fuerza de sus canciones, y encima con un estribillo que se presta a corear hasta desgañitarnos.

La primera luz, además, es uno de esos temas que van creciendo poco a poco, que comienzas a escuchar con recelo temiendo que sea una balada más… Pero entonces entran en juego las cuerdas, tímidas al principio, y a partir de ahí todo es una subida constante, donde se entrelazan las cuerdas, una percusión potente, los coros y la guitarra eléctrica.

Pero sin duda, mi favorita del disco es No volveré a verte, un tema que conjuga a la perfección las características expuestas en los dos temas de arriba: la guitarra acústica hace de colchón de los arreglos de la eléctrica, con una percusión en la subida que nos insta a levantar el brazo marcando el ritmo, y las cuerdas y las voces nos animan a corear con Adrián esas letras tan características de Nunatak, que nos transportan a otros escenarios sin importar dónde estés escuchando el disco. Pero además, el toque que hace que esta canción sobresalga es el bajo, una línea de bajo con mucha presencia que resulta cuanto menos novedosa y llamativa, y que espero de verdad que decidan explotar más (dejando de lado mi personal predilección por el bajo, les queda genial sacarle partido a este instrumento).

Disculpad que haya hablado largo y tendido de estos temas, pero es que me parecen auténticos pedazos de temazos (siendo de Murcia, no podía faltar esta expresión tan “SOSera” para definirlos). Sin embargo, he de echar el freno ahora, y es que no puedo evitar sentir que algo falla en el álbum a partir de aquí. Aun a riesgo de sonar tiquismiquis, lo achaco a la distribución del disco. Han puesto los tres singles nada más empezar, de modo que una vez que acaba este tercio del disco, te sientes un poco desubicado: el contraste entre estos temas y el resto de ellos es fuerte.

_DSC0868

Acústico de presentación de ‘Nunatak y el pulso infinito’ en Fnac Murcia / Lola López

Comienzan el disco enseñándonos una evolución, unos Nunatak con ganas de experimentar y probar con cosas nuevas, con más fuerza y marcha pero manteniendo su esencia, pero el sabor del resto de temas que componen este álbum es diferente. No digo que el resto del álbum no merezca la pena, sino que desconcierta y cuesta cogerle el truco, me arriesgo a decir que se desinfla. Hay otros temas, como No volveré a verte, que siguen esta estela de innovación, de darle un giro a su sonido pero manteniendo su esencia. Sin embargo, otros temas resultan vacíos: nada más empezar el disco conocemos unos Nunatak con fuerza, con aires nuevos y mucha potencia, y queremos más.

Pero sin embargo, también cabe destacar los temas de carácter más acústico: no porque falten guitarras eléctricas son peores. El afán por experimentar no queda solo en la introducción de instrumentos eléctricos, y podemos ver más muestras de las ganas de probar cosas de Nunatak en los matices de temas como ‘Un viejo sol’ (donde juegan con vientos y percusiones que no pueden evitar recordarnos a México), o en el espíritu más minimalista de la propia ‘El pulso infinito’, con las interferencias en la voz de Adrián. De este modo, los temas acústicos, más afines a lo que ya conocíamos de ello, también están llenos de detalles que, a la larga, escucha tras escucha, van enriqueciendo estos cortes del álbum. Quiero destacar la voz de Adrián, y es que con este nuevo disco demuestra el dominio que tiene de su voz, la fuerza que tiene y lo bien que puede manejarla. Se le nota más confiado, su voz llena las canciones, pasando de un registro más grave y con más cuerpo, hasta los arriesgados agudos y falsetes de ‘Solos’.

Para concluir, diré que hacer esta crítica ha sido todo un reto. Me parece que Nunatak, con este nuevo disco, reafirman su presencia, su potencial y sus capacidades como grupo. Sus ganas de experimentar, probar cosas y añadir nuevos matices a sus temas quedan patentes, y sin duda saben cómo hacerlo. Es un disco que requiere escuchas, requiere fijarse en cada arreglo de cada tema, aunque al principio resulta complicado y no engancha especialmente, pero que le vas cogiendo cariño poco a poco, a base de escuchas y de apreciar todo lo que es capaz de hacer Nunatak. De modo que me disculpo por lo caótico y relativo de mis palabras, y finalizo simplemente diciéndoos que escuchéis a este grupo, vaya.

Estándar
Discos, Reseñas

The Purple Elephants bailan en los funerales

Ayer nuestros queridos paisanos The Purple Elephants, lanzaron su álbum debut “Danza funeral”. Ya podemos disfrutarlo de forma digital, y dentro de unos días lo podréis adquirir físicamente. Nosotros ya lo tenemos en nuestras manos, gracias al pequeño concierto (casi acústico) que dieron el pasado martes en La Posada de Correos al cual fuimos invitados.

12400700_583454148468240_7919421448602003497_n“Danza funeral” se abre con un Intro que nos marca uno de los aspectos más significativos del disco, el ambiente de incógnita que nos muestran Jorge, Tommy y compañía. Casi sin anestesia, el intro enlaza con la potente “Enemigo”, una de las grandes canciones del álbum, la cual presenta todas las características del mismo, el organillo que nos cautiva desde el principio, las letras gráficas pero enigmáticas a la vez (nadarás en combustible,/tus envidias pueden arder) y, sobretodo, la rabia que impregna todo en el grupo murciano.

No sólo nos gusta el organillo de Tommy presente en canciones como la ya comentada “Enemigo” o en “El Desierto”, cuando hacen uso de la distorsión en el primer adelanto “El halcón” consiguen casar de manera perfecta la melodía con la potente voz de Jorge, a quien, como vimos en el Big Up!, si no le dais un micro no le va a suponer un problema.

Aunque nos muestren rabia, también se atreven a volverse más oscuros en temas como “Insomnio” (servidor siente predilección por este tema), en la cual el pesado bajo que marca la melodía va en sintonía con la oscura letra (el ruido del silencio/sangre fría en la oscuridad). También en la reciclada “Entre las velas” (Miss Jade para todos, y en especial para los que hayan escuchado el EP) muestran una melodía pesada y sucia.

En definitiva, “Danza Funeral”, el disco producido por Son Buenos (también productora de Nunatak o Los Últimos Bañistas), es un notable debut de un grupo que tiene aún un largo y prometedor recorrido, si bien muestra esa necesidad de experimentar de un grupo nuevo, también muestra solidez. Os animamos a disfrutarlos en las plataformas de streaming y en directo, pues ya tienen algunas fechas de una gira que les llevará a algún que otro festival como el Sonorama Ribera. Además, estad atentos a nuestro blog, pues os tenemos algo preparado.

Estándar
Discos, Reseñas

Savages adoran la vida, nosotros las adoramos a ellas.

El 22 de Enero Savages, la banda femenina liderada por Jenny Beth, lanzaron su segundo disco, “Adore Life”. Con los singles que habían publicado como presentación, pusieron las expectativas muy altas… y no defraudaron. El disco, producido dentro del sello Matador, es digno sucesor de “Silence Yourself” (Matador, 2013), y muestra el crecimiento de este grupo símbolo revival del Post Punk.

savages-adore-life

Esos singles comentados eran “The Answer”, “T.I.W.Y.G.” (2015) y “Adore” (2016). El primero mostraba el sonido que ya nos cautivó en su primer disco, los guitarrazos y a menudo distorsiones de Gemma Thompson ahora se acompañan de una mayor solidez rítmica, algo que vemos en todo el disco, pero en esta canción en especial en la  mas que nunca ruidosa batería de Milton. En “T.I.W.Y.G.”es Jenny Beth quien abre la canción con un contundente y repetitivo “This is what you get when you mess with love” que de alguna forma despierta a los instrumentos y que marca toda la canción. Por último, en “Adore” la protagonista es Hassan, quien abre la canción con una enigmática línea de bajo que configurará la atmósfera de toda la canción, Aquí la voz de la frontman Jenny Beth suena a menudo a las de iconos femeninos como Patti Smith o PJ Harvey más que nunca.

Más allá de los tres adelantos comentados, tenemos otras demoledoras canciones que nos confirman la solidificación del sonido del cuarteto londinense. La líneas de bajo de  “I Need Something New”, los acoples y distorsiones de “Surrender” o la cada vez mayor capacidad vocal de Jenny Beth en “Evil” son ejemplo de ello. Este grupo no deja de crecer, cantándole a un tema tan universal como es el amor pero desde un sonido oscuro que nos cautiva no deja de fascinarnos. Os dejamos con una representación en directo de Evil, una de las canciones que mejor recoge todo lo que os hemos comentado:

Estándar
Discos, Reseñas

Mucho, Pidiendo en las puertas del infierno.

El pasado día 21 de Enero el grupo manchego liderado por Martí Perarnau sacó a la luz su último disco, Pidiendo en las puertas del infierno. El álbum llega 3 años después de su anterior largo, aunque en 2014 nos dejaron el EP “Grupo Revelación”.

captura-de-pantalla-2015-11-25-a-las-12-46

El disco supone un importante cambio en el sonido del grupo, si bien no deja de ser paso de la evolución que ya se intuía en algunas de sus canciones. En el álbum no aparece mas que una guitarra, vestigio de la maqueta de la canción y que ha sido pasada por un sintetizador. Porque ese es el instrumento predominante en este disco, el sintetizador. Ya conocíamos el amor de Martí y de Víctor Cabezuelo por estos cacharros, pero además, en esta ocasión, también Miguel, el bajista, se encontró nada más llegar al estudio con uno de estos instrumentos. Según los miembros del grupo, en el proceso creativo se han visto influenciados por artistas como Supergrass, Beck o la canción de “Los Cazafantasmas”.

Todo esto manteniendo las oníricas letras (cantadas muy a menudo con falsete) que, según el propio Martí, son mucho mas viscerales; a lo que podemos añadir la etiqueta de enigmáticas, como esa fusión de Jesucristo, Superman y Maradona que presentan en “El león de tres cabezas”. Mantienen además esa crítica política y social que nos han presentado en canciones anteriores en versos como “Tú que ahora hablas catalán en la intimidad/tú que hablas de la salvación dorada/y que no dejas salir a los niños de debajo de tu sotana”.

Sin duda podríamos presentar como clímax de ese paso evolutivo la canción y segundo adelanto “Nuevas ruinas” que acompañaron con un muy gracioso vídeo que dio mucho que hablar por los bailes que se marcan los miembros del grupo pero sobretodo, Miguel.

Encontramos además espacio para canciones más lentas como “Perro negro SL” la cual supone crítica política, pues según ellos habla sobre un político neoliberal muy negro; o para una extraña versión de la canción del último disco de Egon Soda “Reunión de pastores, ovejas muertas”. Esta canción, al parecer fruto de una reunión de los miembros de ambos grupos (y de más personalidades de la escena barcelonesa), aparece cerrando en el disco de Mucho con un sonido radicalmente distinto, algo reflejado principalmente por el ritmo de la misma, que está mucho mas acelerado. Martí además, canta una pequeña parte en la versión de Egon Soda, y Ricky Falkner, cantante y líder del grupo, además de producir el disco de los manchegos, participa en esta curiosa versión.

En definitiva, podemos hablar de “Pidiendo en las puertas del infierno” como el paso mas grande de la inevitable evolución del grupo, y como un gran disco que ha sido acogido con la importancia que merece, pese a las dudas que según comentan Martí, Víctor, Miguel y Carlos tenían antes de su lanzamiento.

Estándar