Conciertos, Crónicas

Aferrarse a un soplo de aire fresco – Crónica 3ª Semifinal CreaMurcia 2017

Tras una primera noche de grupos ya conocidos y una segunda noche para dejarse sorprender, las semifinales del CreaMurcia pop-rock llegan a su fin con esta tercera noche. Otros cuatro grupos se subirán al escenario de la sala REM para tratar de conseguir un puesto en la final.

Los que arrancan la noche son Old Coin, grupo al que conocíamos de oídas pero no habíamos tenido oportunidad de ver. Habitualmente son 5 integrantes, pero sobre el escenario sólo hay 3 personas: dos guitarras y un piano, han confiado en una especie de formato medio acústico, arriesgado pero eficaz por cómo han sabido defenderlo. No sabría clasificarles en un estilo, pero de lo que no hay duda es de que han reunido una buena cantidad de público en la sala y nos tienen a todos atentos a su directo, tanto en las canciones más pausadas y tranquilas como en aquellas más animadas, no apartamos la vista de lo que están haciendo. Conjugan  perfectamente las líneas de las dos guitarras y el piano con voces suaves, y cuando llega el turno de algún tema en castellano, como ‘Crisis de identidad’, queda claro que además tienen letras cuidadas e íntimas. Suenan redondos y llamativos pese a un formato que les podría haber limitado, pero que han conseguido dominar.

_DSC0110

Old Coin por Lola López

Tras un comienzo de noche tranquilo, el segundo grupo de la noche nos trae la otra cara de la moneda. Brutalternative se suben al escenario de la REM para tirarlo abajo. Son un derroche de energía, activos a más no poder con un cantante que no para quieto y que contrasta con el guitarrista, impertérrito en el otro extremo del escenario. Pese a que, me atrevo a decir, ninguno sabíamos muy bien qué estábamos viendo ni qué estaba pasando, el caso es que nos consiguieron enganchar.

_DSC0166

Brutalternative por Lola López

Llega el turno ahora de New Ways. El grupo de rock alternativo está comenzando a despuntar en Murcia y esta noche suenan enérgicos y muy directos. Se nota una gran evolución en ellos respecto a las otras veces que hemos tenido oportunidad de verles, hace apenas un par de meses. Además, han congregado a una buena cantidad de público entregado y en sintonía con ellos. Suenan seguros y tienen una buena puesta en escena, sin embargo acaban siendo algo ruidosos de más hasta el punto de no distinguir muy bien lo que está sonando, de modo que quizá les falte aprender a gestionar mejor eso para explotar al máximo la potencia que tienen, aunque el factor técnico también tiene que ver en esto.

_DSC0185

New Ways por Lola López

Los encargados de cerrar la noche, y con ello las semifinales de pop-rock de la 25ª edición del CreaMurcia, son Clot, otro de los grupos más sonados de la lista de clasificados. Se nota la experiencia, tienen una de las puestas en escena más profesionales de todas las que hemos visto en estas 3 noches, permitiéndose incluso una intro para su concierto. Hacen un directo correcto y acertado, demostrando que Gala es todo un frontman para el grupo, se le ve como pez en el agua sobre el escenario. Sin embargo, algo en su directo hace que nos parezcan ligeramente más flojos que en otras ocasiones. Quizá falta complicidad con el público o conexión entre la voz y el resto de la banda. Pese a todo, su directo es bueno y consiguen sonar de lujo y poner a bailar a un puñado de personas frente al escenario.

_DSC0206

Clot por Lola López

Finaliza así al tanda de conciertos de semifinales. Como siempre, es un placer ver de cerca la pluralidad de estilos que impera en la música de Murcia (y eso que el certamen sólo contempla lo que se hace en la capital). Si no lo piensas mucho, casi eclipsa el resto de cosas que dan que pensar del certamen. Esta edición ha supuesto, en cierto modo, un soplo de aire fresco al concurso, hemos podido ver diversos grupos que no conocíamos o que no habían pasado anteriormente a semifinales. Esperamos que esta tendencia se repita y se apueste por grupos diferentes e interesantes. Ya sólo queda ver cuáles son los 3 grupos elegidos para la final, que tendrá lugar el día 17 de junio en el Parque de Fofó con Rozalén de artista invitada.

Estándar
Conciertos, Crónicas

Aún quedan cosas con las que sorprenderse – Crónica 2ª Semifinal CreaMurcia 2017

Tras un primer día con grupos más bien conocidos, la segunda noche del CreaMurcia se nos presentaba como una oportunidad para conocer propuestas nuevas y dejarnos sorprender.

Abren la noche Shaman Shaman, dúo de guitarra eléctrica sucia y gamberra, y batería centrada y comedida. Se les nota nerviosos seguramente a causa de la falta de experiencia. Sin embargo, su propuesta nos sorprende y para bien. Es arriesgada y fresca, una mezcla de grunge, rock-punk e incluso sonidos indies. Apenas hay un puñado de personas en la sala cuando comienzan a tocar y es una pena porque se agradece descubrir nuevas bandas interesantes como esta. Inevitablemente, al conjunto le falta, aparte de un poco más de seguridad y actitud, conseguir más graves que sustenten del todo sus temas. Sin embargo, cuando menos lo esperábamos, se sacan de la manga un cazú y una versión de You never can tell de Chuck Berry y nos ponen a todos a bailotear. De pronto, toda la timidez que les veíamos al inicio del concierto se desvanece.

_DSC2275

Shaman Shaman por Lola López

Haere Kiore, el siguiente grupo, comienza su concierto como un ritual: con luces tenues, una varilla de incienso enganchada al clavijero de la guitarra y un cuenco tibetano, la REM se llena enseguida de su esencia. “Iba a decir que vaya base más envolvente llevan –me dice Chechu -, pero es más bien cosa del cuenco.” Tras la hipnótica introducción toman el protagonismo una guitarra española y la percusión, se trata de una propuesta instrumental con unas ideas muy buenas y complejas (pese a que acaben perdiendo fuelle hacia el final). Jugando con los delays y demás efectos en la guitarra, nos dejamos llevar por su atmósfera. Ellos también parecen fundirse con las canciones. Sin embargo, buena parte del público de la sala no está igual de interesado en lo que hay sobre el escenario y decide dedicarse a hablar en lugar de prestar atención (y respeto, de paso) al músico que tienen delante haciendo auténticas virguerías con la guitarra española. No sé si el aire acondicionado de la sala tendrá algo que ver, pero consiguen ponernos la piel de gallina varias veces.

_DSC2290

Haere Kiore por Lola López

El grupo veterano en el certamen esta noche son Desenkanto. Se trata de un grupo con un buen sonido rockero y muy enérgico (quizá hasta demasiado para tratarse del CreaMurcia), con un frontman que no para quieto sobre el escenario. Es necesario reconocer que son buenos en su estilo y que han conseguido poner a bailar a las primeras filas, sin embargo se echa en falta un punto de originalidad que les haga distinguirse más del estereotipo de grupo de rock en español.

_DSC0010

Desenkanto por Lola López

El último grupo de la noche es WAW. Sin duda, estos sí han sabido desmarcarse de cualquier cosa que hayamos visto o vayamos a ver en este certamen. Desde el principio al final, su puesta en escena es una auténtica locura y al final hay tantos estímulos que no sabes a qué atender. Son gamberros, son ruidosos y saben cómo pasárselo bien sobre el escenario y cómo dar un buen espectáculo como nadie. Entre canciones como ‘Pepino Boom’, los atuendos playeros, las volteretas desde la batería y los saltos desde el fondo del escenario a las primeras filas, se han ganado al público.

_DSC0038

WAW por Lola López

Finaliza así la segunda noche de semifinales del CreaMurcia, una noche en la que han predominado las propuestas nuevas, casi desconocidas, y distintas. Nos llevamos grupos nuevos a los que seguirles la pista y hemos renovado nuestra fe en la cara más original e innovadora de la música que se hace en la capital.

Estándar
Conciertos, Crónicas

Una opinión de mierda más – Crónica Los Punsetes en Sala REM

Los Punsetes llegaban a sala REM con su último trabajo bajo el brazo, “¡Viva!”. Un LP controvertido, lo cual no es nuevo, ya que es un aspecto inherente a su esencia y juegan con ello. Analizando la trayectoria de los madrileños, es lícito pensar que en este disco se limitan a seguir la línea trazada en anteriores entregas, sin sobresaltos. Personalmente, me desligo de esa corriente pues he quedado muy satisfecho con el resultado final. Por lo que me sitúo, con mi absurda libreta de mano, delante del lugar que presumiblemente ocupe el bajista, y me dispongo a escuchar en directo algunos de los temas que me han acompañado en los últimos meses. De paso, pretendo descubrir con mis propios ojos si la leyenda sobre la apática interpretación de Ariadna es cierta.

Pasadas las 23.30 salen los integrantes a escena. Chema en la batería, Luís al bajo, Anntona y Jorge se ocupan de las guitarras, y Ariadna de la voz, la singular y genuina vocalista es la última en situarse. Una entrada bastante austera y poco protocolaria, no hay saludos ni presentaciones.

IMG_0104-7.jpg

Sin previo aviso, se abre la veda.

“Humanizando los polígonos” reverbera en la sala. Todas mis previsiones se diluyen en un instante entre semejante espesura, pues el estruendo inunda el local capitaneado por una línea de bajo impecable y punzante. Quedando así, la voz nítida y franca de la inmóvil Ariadna reducida a un eco espectral y casi intangible, propio de un ente impasible sin el más mínimo ápice de sensibilidad. Sólo soy capaz de distinguir un “sembraremos el caos y la destrucción” tan inquietante como estimulante fluctuando en el ambiente.

Me gusta. Han conseguido el sonido envolvente, potente y anárquico que se intuye durante todo el disco, mas no acaba de desplegarse con tanta contundencia en dicho trabajo. Por lo que me limito a asentir al compás del abrupto sonido con mueca de aprobación, mostrando mi satisfacción por si en algún momento deciden testar las impresiones del público. Lo cual suena absurdo, pues están absortos tratando de desatar una vorágine eléctrica y constante. Tremendamente consolidada, fruto de su dilatado bagaje por escenarios de toda la Península.

Sin tiempo para acoplar mis oídos al ensordecedor ambiente, suena uno de los temas estrella de este último disco, “Mabuse”. Inevitablemente, sigo los pasos de la mayoría de asistentes y me dejo llevar. Entre brincos y gritos, encuentro un momento para la reflexión y trato de analizar las canciones de Los Punsetes, esas que “hablan de cosas que parecen serias, pero en el fondo dan igual”. ¿Qué tendrán sus temas para que, a pesar de la supuesta falta de innovación musical, continúen sumando adeptos? Si instrumentalmente no han inventado nada nuevo. Si la estructura de sus discos es muy similar. Si el tono de voz de Ariadne resulta agresivo e, incluso, ofensivo. Si sus letras son absurdas, poco serias y con aire peyorativo.

Me atrevo a elucubrar, quizá sea porque su indudable carisma les ha permitido forjar un estilo inconfundible, atractivo y poco ortodoxo. Quizá sea porque lo han forjado a base de franqueza y descaro, sin buscar la aprobación de imbéciles con libreta de mano, y con toda la intención de herir sensibilidades. Quizá sea por sus letras irreverentes y sagaces, que se nutren de un lenguaje cáustico y mordaz. O, simplemente, porque sus símiles y metáforas son prodigiosos, en muchos casos “basculando entre lo cómico y lo trágico”. Pues algunos de sus temas podrían ser obras del mismísimo Lope de Vega, son pura tragicomedia. También puede influir su admirable naturalidad para lanzar verdades incómodas, valiéndose de la sátira y de un humor negro como el tizón. Un humor medicinal, puesto que (según la consigna popular) si escuece, sana. A fin de cuentas, acaba por convertirse en una buena forma de afrontar las absurdas e incoherentes situaciones de la existencia, sin perecer en el intento.

Dejando a un lado las insinuaciones, basta una tercera canción para cerciorarnos de que hemos acertado de pleno en la elección del sitio, pues estamos gozando en primera línea de la progresión efervescente del bajista y, por consiguiente, de su alzamiento como pilar fundamental sobre el cual se asienta el caos de guitarras. Dos guitarras que simulan ser hermanas separadas al nacer, homólogas, distinta función pero una misma esencia: la intensidad y la vehemencia con que sus dueños las aporrean.

Las canciones se suceden, “Alphaville”, “Alférez provisional”… Mas es en el momento en que suena “Camino” cuando decido dejar de zarandear la cabeza y fijar mi mirada en el escenario. A ambos lados encuentro a los mencionados guitarristas, uno en cada flanco, enérgicos, dinámicos, inquietos y concentrados en el constante y colérico rasgueo de sus cuerdas. Pero no son ellos los que provocan el desconcierto de los asistentes primerizos, entre los cuales me incluyo. Entre los fervientes guitarristas se sitúa la antagonista idónea, la quietud encarnada, de porte rígido, brazos pendulares y mirada perdida. Ella es la vocalista, que se muestra inalterable, inexpresiva, indiferente, o, como ella se define en esta canción, “de carácter hosco e introspectivo”. Puesto que van ya más de cinco canciones sin alterar ni un milímetro su pose inicial, me asalta la duda; ¿Ariadna es humana o reptiliana? Puede que, simplemente, “piense en serio que si se concentra encontrará una forma de redención, un halo de luz que abrirá una puerta…”

IMG_0061-4.jpg

Por suerte no se avista todavía el final, aunque “Estrella distante” es perfecta para esos momentos, para finales. Una intro tensa y abrumadora, que posee la codiciada virtud de crear expectación. De este modo, llega la confirmación de lo dicho anteriormente sobre el bajista, cada acorde se asemeja a una punzada en la médula. La muerte, silenciosa y estridente, es el tema central de una canción que cierra con un saturado y potente riff de guitarra en un final frenético.

Inconscientemente, me viene a la cabeza ese pretencioso arrogante que me exaspera con sus continuas y gratuitas acotaciones. A pesar de ello, no me siento culpable por pensarlo. Pues, seguramente, para el tipo de mi derecha ese narcisista impertinente sea yo. Esto es una “Opinión de mierda“. 

“Tú puto grupo”, asimismo, mantiene constante el flujo de bilis, todo discurre por su cauce natural, sin aditivos ni colorantes, sin ornamentaciones barrocas ni alardes. Únicamente ingentes dosis de sinceridad salteadas en indolencia, y aderezadas con un chorrito de desdén e ingenio.

A continuación, una ráfaga de hits me ciega. Sufro por la integridad de mis pies, puesto que se encadenan “Arsenal de excusas”, “Tus amigos”, “Me gusta que me pegues” y “Maricas”, entre otros. Lo que, por desgracia, supone la víspera del cierre. Ya que el concierto concluye con “¡VIVA!”, el tema que mejor refleja el tono amargo y la resignación que, en ocasiones, impregna a este disco.

Después de todo, sólo queda decir: “Viva la miseria y viva la muerte” y “A la mierda con esta mierda”.

Redacción: Jorge Coy

Fotografías: Manuel Etc.

Estándar
Conciertos, Crónicas

Sin dudas en el jurado – Crónica 1ª Semifinal CreaMurcia 2017

El año pasado decidí celebrar el fin de los exámenes universitarios con un reto: ir a todas las semifinales del certamen CreaMurcia de pop-rock, ver a los 15 grupos que fueron seleccionados, y plasmar mis impresiones en una crónica de cada noche. Este año aún no han finalizado los exámenes, pero repito el reto. Son 12 los grupos que este año se disputarán el pase a la final del certamen, que se celebrará el 17 de junio en el Parque Fofó con Rozalén como artista invitada. Este año, las semifinales tienen lugar en Sala REM, quedando Garaje Beat Club para las semifinales de la modalidad de Otras Tendencias (que se celebrarán los días 7, 8 y 9 de junio).

Los primeros en subirse al escenario de la REM son In-Pulses, que repiten en las semifinales del certamen ya que les pudimos ver en la primera noche de las semifinales del pasado año. Llegan con nuevo EP bajo el brazo, ‘Iridiscent’, grabado en Estudios PM. Trabajar en un disco ha hecho que sus canciones se noten ahora mejor empastadas. Sin duda, son un grupo con recursos y buenos músicos a los que les falta pulir la actitud y algo de experiencia. El público que han congregado en la sala les mira en formación de semicírculo, los fans más acérrimos, enfundados en camisetas con el logo del grupo, se animan con las canciones, mientras que el resto no acabamos de conectar con sus canciones. A su mezcla psicodélica le falta un poco de definición en su afán por dinstinguirse. Se nota que dominan sus instrumentos, sin embargo las voces no acaban de destacar. No suenan mal, pero no acaba de convencerme el hecho de que parece un grupo que se comportaría igual tocando fuera cual fuera el escenario: la REM con un puñado de curiosos o un festival.

_DSC2115

In-Pulses por Lola López

Los encargados de coger el relevo son Pleyel, ya conocidos en este espacio, que llegan también con su nuevo disco homónimo a su primera vez en una semifinal de este concurso.  Se han hecho un hueco en el certamen con su propuesta rockera. Combinan sonidos de la fórmula más clásica del rock con tintes más arriesgados, modernos y originales, lo que les encamina hacia el rock alternativo. Arriesgan abriendo su media hora de puesta en escena con The Passenger, lo que supone una declaración de intenciones y una buena prueba de lo que son capaces de hacer. Pese a que los problemas técnicos les acompañan en su directo, su rock guitarrero y la presencia del saxofón anima a bailar y hacer palmas al público, algo más numeroso, que acaba rompiendo el semicírculo frente al escenario. Comenzaron el concierto comedidos y concentrados en lo que estaban tocando, pero conforme avanzan en el repertorio (y quizá también a causa de los pequeños fallos técnicos) rompen el hielo, se van soltando y se les ve cómodos sobre las tablas de la REM.

_DSC2164

Pleyel por Lola López

En tercer lugar va el grupo más sonado de la noche, Adiós Nicole. Se puede decir que son unos veteranos dentro del certamen, fueron finalistas en 2013, y llegan a la REM con nueva formación (en la que destaca la presencia de un componente de New Jungle, grupo con buena trayectoria, también, en este concurso). Traen los sonidos más poperos de la noche a la sala desde la primera canción (creo que todos en esta sala sala podríamos canturrear eso de “si el mundo acaba hoy, ¿qué me dirás mañana?). Se les ve seguros sobre el escenario, no es, ni de lejos, la primera vez que pisan un escenario profesional y se nota, se atreven incluso a lanzar pistas en su directo. Están tranquilos sobre el escenario y se desenvuelven con naturalidad, es lo que hace la experiencia.

_DSC2230

Adiós Nicole por Lola López

Los encargados de cerrar la noche son Copper Age, que sustituyen a Mez-K después de que se retiraran de la semifinal. Han tenido apenas día y medio para preparar su concierto y podrían tirar la REM abajo con el sonido que sale de ellos. “Somos Copper Age y hemos venido a perder el MurciaJoven”, se presentan al subir al escenario, desafiando y dejando claro que saben a lo que han venido. Su stoner suena bien potente, quizá demasiado para cerrar la noche, su propuesta habría cuajado mucho mejor entre el público al comienzo de la noche. Ahora, somos pocos los que quedamos en la sala y parece que el jurado no ha aguantado hasta verles. Recuerdan a Crudo Pimento o a Triggerfinger, pero con letras más gamberras y simpáticas y pasando el bajo por las vigas de la sala. Su directo no nos decepciona y se ganan un hueco en nuestra lista de sorpresas del CreaMurcia.

_DSC2244

Copper Age por Lola López

Un año más, el CreaMurcia parece haber apostado por la mezcla de estilos. Esta noche, al menos, han cubierto el cupo: psicodelia, rock alternativo, pop, rock duro… Una lástima que, como todos los años, la imagen se enturbie cuando miras un poco más profundamente a lo que es el certamen y te encuentras cosas como que en la pausa tras el tercer grupo, parte del jurado decide irse a casa a cenar y meterse en la cama. Parece que no tienen muchas dudas de cuál será su apuesta para la final, o al menos, que no lo van a pensar mucho. Aún quedan dos noches de semifinales en las que otros 8 grupos se subirán al escenario de la REM a darlo todo. Este año, además, nos queda la esperanza de que hay bastantes nuevos nombres entre los semifinalistas, aire fresco en esta pequeña muestra de bandas que son las semifinales del CreaMurcia.

Actualización: tras la publicación de esta crónica, Copper Age aclararon en sus redes sociales que por un fallo de papeleo suyo no optaban a una plaza en la final del certamen, es por esto que parte del jurado decidió no ver a este último grupo, sin embargo hubo miembros que aun así presenciaron su concierto.

Estándar
Conciertos, Crónicas

Bajo, guitarrazos y mucha psicodelia para el viaje con Rufus T. Firefly

El pasado viernes Rufus T. Fiefly comenzaba la gira de ‘Magnolia’, su genial último larga duración, en la sala Musik de Murcia. Lo hacían dentro del Microsonidos en una noche que Amago se supone que se encargaban de calentar, aunque se quedaron únicamente en lo que el propio nombre del grupo indica.

IMG_1036.JPG

Poco importó la anecdótica presentación de los teloneros ante una sala llena; pues el público asistente se había acercado hasta la pequeña sala del centro de Murcia a emprender ese viaje lisérgico que Rufus T. Firefly prometían como parte de su puesta en escena de ‘Magnolia’. Al igual que el disco, comenzaron el set con la sutil pero fuerte ‘Tsukamori’. Sin duda, el preludio perfecto para todo el concierto, pues esa intensidad ascendente apoyada en los sintetizadores que sirven de base para la canción era sin duda la fórmula perfecta para introducirnos en el sueño que nos esperaba al público de Rufus T. Firefly. Una vez atrapados en las garras de Vic, Julia y compañía, nos dieron de lleno con la primera dosis de psicodelia de la noche mediante la interpretación de ‘El halcón milenario’, primera gran referencia del concierto y uno de los mejores (si es que alguno no lo es) del disco de la banda de Aranjuez, donde Julia empezó a mostrar su maestría a la batería “a lo Bonham”. Aprovechando la energía final del tema, nos regalaron un tema a los fans más cercanos de la banda, interpretando ‘Incendiosuicida’, de su ‘Conjunto vacío’ de 2012.

Por si alguien en la sala no conocía la noticia, Víctor Cabezuelo se encargó de incidir en que estaban presentando ‘Magnolia’ a modo de presentación de ‘Última noche en la tierra’, otro de esos temas en los que el cantante le canta al amor con la sutilidad que siempre ha caracterizado a Rufus T. Firefly y que en este álbum se ve potenciado, pues como no se cansan de repetir, ‘Magnolia es un alegato en defensa de la naturaleza, el arte y el amor’. Y amor fue lo que debió sentir el grupo cuando decidió recuperar su anterior e igualmente laureado álbum ‘Nueve’. Y es que, con la interpretación de ‘El problemático Winston Smith’ todos y cada uno de los asistentes a la sala nos dejamos tanto la garganta como el cuello en los movimientos de cabeza que el tema del protagonista de 1984 nos invita a hacer en sus momentos finales.

Pero ‘Nueve’, así como tampoco Rufus T. Firefly, no son solo guitarrazos, y la interpretación de ‘Metrópoli’ (el que para servidor es el mejor tema de la anterior referencia discográfica) lo dejó bien claro con una hipnótica línea de bajo por parte de Miguel de Lucas, “nuevo” integrante del grupo de Aranjuez desde los momentos previos de la grabación de ‘Magnolia’ y que fue encadenada con la sutil ‘Espectro’, en la cual el grupo nos regaló un mínimo momento de relajación para que cogiéramos fuerzas. Y es que la banda de Aranjuez ya empezó a vislumbrar que un ‘Cisne Negro’ nos perseguía y que Norman Bates estaba más presente que nunca; al igual que la línea de bajo, que seguía manteniendo el sueño del público asistente.

IMG_1079BNB.jpg

Seguidamente, una conversación entre la guitarra y el teclado mantenía esa situación durante la interpretación de un tema que acusa a alguien de pensar en Basquiat como si de Warhol se tratara; y es que el primero de los hits de Magnolia, ‘-O-‘ estaba siendo interpretado por la banda de Aranjuez como momento previo al que sería el clímax del concierto: la llegada a ‘Pompeya’. El tema, recogido también en el anteriormente comentado ‘Nueve’ fue sin duda un chute de energía que calentó la sala y encarriló el concierto en su tramo final. Pero aún quedaba recorrido en el viaje que Rufus T. Firefly nos estaba regalando, y su próxima parada era la que en palabras de Vic es “la mejor frase de la historia”. ‘Pulp Fiction’ y el cantautor Elliott Smith se juntaban en el siguiente hit que la banda nos regalaba, una canción llena de contrastes y con una interpretación en la que la guitarra sonó más potente que en el disco. Como ya nos hizo notar Vic cuando charlamos con él, la melodía del bajo muchas veces hace de voz más que el propio cantante, y esta canción es buena prueba de ello. Como si de una premonición se tratase, interpretaron el tema homónimo, ‘Magnolia’, advirtiendo que la segunda muerte sería más dulce, y eso es por lo que quedaba por llegar.

Saltándose el paripé de “nos vamos y nos hacemos de rogar”, interpretaron la desgarradora ‘Nebulosa Jade’, una de las canciones más bonitas que se han escrito en los últimos años en nuestro país y en la que de nuevo el bajo nos taladraba los oídos y se instauraba dentro de nosotros. Tras este momento de delicadeza, la mejor forma de despertar del sueño era mediante una buena sesión de fuzz. Y que mejor manera de hacerlo que con esa “zeppeliniana” ‘Río Wolf’, la primera canción que escuchamos de ‘Magnolia’ y que nos avisó que se iba a tratar de lo que finalmente ha sido, el mejor disco (de lo que llevamos) del año.

Así terminaba el viaje que Rufus T. Firefly había preparado para nosotros, que nadaba entre psicodelia y grandes lineas de bajo y que tenía las perfectas turbulencias de los fuzzs de guitarra y las baterías de inspiración en Led Zeppelin que el grupo nos pudo ofrecer. Sin duda, estamos deseando volver a disfrutar de ellos en directo y si es posible, de nuevo en sala, donde podamos embriagarnos nuevamente con la magnolia de Vic, Julia y compañía.

Estándar
Conciertos, Crónicas, Noticias

Ambiente, actitud, oscuridad, amor, fiesta, Trepàt

Allá por diciembre, cuando el Microsonidos presentó su cartel para 2017, marcamos en nuestro calendario una cita ineludible para el viernes 24 de febrero: Trepàt en la Sala 12&Medio.

Entramos a la sala y nos encontramos con que la oscuridad que caracteriza a la 12&Medio va a juego con el grupo que ocupa su escenario. Los murcianos Tumefactum son los encargados de abrir la noche con su post-punk oscuro y grave. Son más sólidos que la última vez que les vimos en directo, también en el Microsonidos pero esa vez en la fiesta de clausura del año pasado, donde abrieron para Juventud Juché y Perro. Están presentando su nuevo largo homónimo y se les nota más compactos,  más seguros de sus canciones. Llenan más la sala con notables punteos de guitarra, el batería sigue tocando igual de frenético que como recordábamos y la actitud solemne de la bajista termina de sellar su puesta en escena, que llama la atención hasta de los que no terminamos de entender del todo su propuesta.

_dsc1327-1

Tumefactum por Lola López

Salimos a la puerta en el cambio de escenario porque incluso Mariano Rojas a medianoche es más luminoso que lo que hemos visto (y lo que nos queda por ver) esta noche en la 12&Medio. Fantaseamos acerca de los que nos tiene preparado Trepàt. El único encuentro que tuve con ellos fue en el pasado Festival SOS4.8 y apenas había escuchado entonces ‘Torturas en los bares’. Además, habíamos escuchado que cada directo de Trepàt es diferente.

Se abre la puerta de la sala, alguien grita que ya va a empezar y uno de mis acompañantes suelta al cruzar la puerta “qué ganas tengo de Trepàt, me apetece mirar lascivamente a alguien”. Y en esa frase se resume un concierto de los granadinos: ambiente, actitud, oscuridad.

_dsc1407-1

Trepàt por Lola López

Suenan demasiado bien. Desde la primera canción me doy cuenta de que la 12&Medio les viene como anillo al dedo. Trepàt se comen la sala con el ambiente que crean, nos envuelve su atmósfera como una espiral de la que no podemos (ni queremos) salir en toda la noche. Nos hipnotizan y engatusan, pero ellos mismos también están dentro de su juego. Sobre el escenario se lo creen, son actitud, están totalmente metidos en sus canciones y su puesta en escena, todo va acorde: los movimientos de su frontman como en trance, las (escasas) luces de la sala, el tono de sus canciones y el puñado de personas asistentes. El batería parece a punto de estallar y entendemos mejor que nunca eso de que el bombo resuena en toda la ciudad porque Trepàt se han traído el amor a Murcia.

‘Caballo’ y ‘Onix’ son los primeros cañonazos de la noche, contrastando con el silencio sepulcral que se hace en la 12&Medio cuando llega el turno de ‘Playa’, que se hace de rogar por problemas técnicos para finalmente dejarnos mecer por la voz de Miriam y el solemne crescendo que vertebra toda la canción. Entre tanto amor terrenal, queda tiempo para revisitar La Fiesta Oscura y seguidos vienen ‘Martirio’, ‘Transmediterránea’ y ‘Kalashnikov’, que pese a ser parte de su primer trabajo, suenan tremendamente sólidas y frenéticas, se notan reinventados, reformados con el sonido compacto y seguro que caracteriza al Trepàt más reciente.

No hacen falta más que un puñado de temas para afirmar sin miramientos que el de Trepát es uno de los directos más cuidados que me he encontrado nunca. No hay ningún tema que suene como en el disco, todos parecen haber sido estudiados al dedillo para sacar de ellos la mejor versión en directo, han sabido dar forma a todo su setlist alargando las canciones cuando estas lo necesitaban, fusionándolas o cambiándolas hasta hacerlas casi irreconocibles pero inevitablemente bailables (como es el caso de ‘El Amor Está en la Tierra’, que nos deja a todos boquiabiertos cuando Juan Luis suelta la guitarra, aferra con una mano el micrófono y con la otra una baqueta con la que aporrea un pad que suelta ritmos que nos hacen bajar la cabeza, soltar los hombros al ritmo, igual que ellos sobre el escenario). Como era de esperar, el clímax nos lo da ‘Torturas en los Bares’. El bajo nos arrastra y nos dejamos sumergir en Trepàt hasta el fondo y entre potentes sintetizadores y voces sampleadas, ‘Crack’ y ‘Retrofestiva’ nos llevan hasta el final de la fiesta.

Salimos de la sala sin acabar de creernos que esto acabe ya, pero no hay bis y vemos cómo los músicos cargan sus cosas hasta la furgoneta. Si hubieran hecho el setlist el doble de largo no nos hubiéramos quejado, no nos hubiera importado seguir hipnotizados por Trepàt durante otro buen rato.

Estándar
Conciertos, Crónicas

La maestría de Enric Montefusco despertó al duende

El pasado viernes nos plantamos en sala REM con expectativas inciertas sobre lo que nos iba a ofrecer Enric Montefusco en vivo, el temor a la decepción era palpable en algunos de nosotros. Pobres ingenuos. Todo esto se disipó rápido y una cosa quedó clara, ni el de Montefusco fue un concierto más, ni él es un músico más.

La noche comienza con la aparición  de Álex Juárez, cantautor ganador del Creajoven 2014. Guitarra acústica en mano y melena al viento se planta bajo los focos, anunciando una ambiciosa remodelación del proyecto. Lástima que sólo fuese una buena intención. Tres canciones más tarde sigo sin conectar, a pesar de sus pronunciados movimientos de cabeza y arpegios contundentes. No es una cuestión de intensidad. Llega el final de “El improbable caso” y siento un leve rumor que consigue sacarme por momentos de la indiferencia, sensación que se prolonga con “Sucia y mía” pero que acaba por convertirse en mera anécdota debido a que con ella la actuación llegaba a su fin.

Vuelve la luz, observo un público heterogéneo, sin patrón común. Fiel reflejo de lo que ha sido la carrera de Montefusco, desde sus inicios hardcore/punk con Standstill hasta este singular proyecto en solitario ha conseguido reclutar seguidores de todos los ámbitos musicales. Mientras lo pienso los protagonistas salen a escena. Montefusco se acerca al micro e inicia un diálogo que será constante durante toda la velada, pues Enric quiere, a lo largo de esta gira, recuperar el contacto directo con el espectador. Tras pedir la retirada de su nombre del escenario, bromea argumentando que le incomoda por su procedencia punk.

img_0321f

Pasada la medianoche, y una vez enchufado el cable de la discordia, comienza el rito. La primera en sonar es “Adiós”. Enric está cómodo, lleva 20 años en esto. Como si de una ceremonia tribal se tratase, suena el primer “Te invoco, te invoco, te invoco”, una llamada al duende. Sin concluir la canción pasan al tema homónimo, “Meridiana”, en el que violín y acordeón comienzan su interacción. Una bocanada de aire fresco, una oda a la cotidianidad de tono costumbrista en la que se empieza a intuir el aroma de barrio y el gusto folclórico. A continuación, es el turno de “Todo para todos”. Una canción marcada por pronunciados cambios de intensidad que se hacen más notables incluso en el directo, pasando de voz y acompañamiento de guitarra a una comparsa de acordeón, violín y percusiones en la que las palmas emergen como protagonistas.

La atmósfera se está fraguando. A mi derecha encuentro a la primera víctima de la invocación, una chica con sombrero que se mueve incesante al son de las maracas, abstraída. El resto, aún reticentes guardan silencio y, simplemente, admiran el espectáculo. No tardarán mucho en unirse a la celebración.

Sorbo de agua y Enric presenta a sus acompañantes, observándose la gran complicidad y el cachondeo presente entre ellos. Jaime del Blanco (violín, tuba…), Pere Jou (acordeón, teclado…) y Ramón Rabinad (batería). Un par de bromas sobre su vestimenta y una invitación a la interacción y el aprendizaje mutuo (“No hay nadie en casa, desnúdate”) le permiten a Enric crear un ambiente distendido para introducir la siguiente canción. “Buenas noches”, que como él explica narra una noche cualquiera en la que “no te comes un torrao” y comienzas a dar tumbos por la ciudad. Seguidamente, se avecina uno de los momentos de la noche con la satírica “Flauta Man” con inicio en el que toda la sala clama al unísono contra aquellos métodos educativos inefectivos y un solo de batería final, precede a una alabanza al retiro espiritual: “Vida Plena” ya está aquí, acompañada de un pintoresco ukelele eléctrico que añade un matiz más a la ya extensa y dinámica colección de sonidos. Su frescor y ritmo hipnótico y desenfadado cautivan al respetable.

Giro la cabeza, todos bailan, disfrutan. Entre otras cosas porque Enric no para quieto, aporrea la guitarra y menea la cabeza con esa rabia punk que nunca muere, solo se transforma. Y, hablando de cosas que no desaparecen, suena “Uno de nosotros”, de estética solemne y algo inquietante. El cantante confirma que habla de etiquetas y clichés que te persiguen. Tras ella, entra en juego el amor como medio de liberación, en “Lo poco que sé”, la balada de la noche en la cual la melódica voz del cantante barcelonés cobra más importancia si cabe.

Nuevo sorbo de agua. Cambio de guitarra. Algo grande se avecina. Así es. El fervor se hace patente en forma de gritos y aplausos. Justificados, pues “romper un silencio así no tiene perdón”: el músico interpreta “¿Por qué me llamas a estas horas?” y aparece una tuba de grandes dimensiones ante el estupor general, uniéndose la trompeta a la fiesta. El momento más álgido de la noche, sin duda. Los picos de intensidad propios de Standstill y el grito pelado de Montefusco toman el control, y hacen las delicias de los fans. Otro cambio de guitarra y reverbera de nuevo un “Te invoco, te invoco, te invoco”, el rito está llegando a su fin.

img_0436f

Tras una salida en falso protocolaria, deciden tocar una versión muy bailonga de otro músico catalán (“Todo es mentira” de Albert Pla) y entonces, una invitación para escapar hacia delante levanta el ánimo de un público que no quiere despertar del trance. “Adelante Bonaparte” acaba, mas la tuba no deja de sonar. Se viven en la sala instantes de confusión, hasta que Montefusco ordena seguir la melodía. Obedientes, así lo hacemos. Se abre un pasillo improvisado de palmas y danzas. Todo parece ensayado. Ellos toman la calle. Una vez allí, suben al precario escenario de cajas de cerveza. Ramón Rabinad sólo dispone de un bidón metálico y un par de baquetas. Un corro a su alrededor corea y acompaña la percusión. Comienza a sonar la que no podía faltar, “Obra Maestra”. Es en este momento cuando la arriesgada propuesta del disco alcanza su máximo esplendor. Todo resulta natural, orgánico, espontáneo, primigenio, de barrio. Cantando a capela conectamos, nos miramos unos a otros atónitos. Observo un patrón común en los asistentes (esta vez sí), una mueca, una leve sonrisa ha brotado en nuestros labios, esa que pones cuando sabes que algo va bien, que algo encaja, una mezcla de incredulidad y esperanza. Esa sonrisa que pones cuando percibes una mirada de complicidad, cuando adviertes un roce furtivo, cuando sueñas con un encuentro casual, cuando sientes la MÚSICA tronar.

Redacción: Jorge Coy
Fotografías: Manuel Romero

 

Estándar