Conciertos, Crónicas

Miscelánea de elementos para elevar la épica de Nunatak a lo más alto del TCM

El pasado sábado Nunatak presentaba por todo lo grande su segundo LP ‘El pulso infinito’ en el Teatro Circo de Murcia, en una noche que unos jovencísimos Jump to the Moon abrían. La noche se recordará por la consagración de uno de los grupos más interesantes de nuestra Región.

_dsc1104

Jump to the Moon por Lola López

Al principio, y principalmente a causa de la forma del set que Jump to the Moon tenía preparado (empezaron por completo en clave acústica), nos pensábamos que estábamos ante un interesante grupo a medio camino entre el dream pop y el folk. Ya con la segunda canción pero sobre todo con el tercero de los temas que interpretaron, una versión del éxito de Lany ‘ILYSB’, nos dimos cuenta que nada más lejos de eso; el grupo murciano se quedaba únicamente en un pop que si bien se apoyaba de manera genial en el pad, se hacía inevitablemente repetitivo.  Obviamente, el grupo tiene recorrido de sobra, sobre todo en Murcia, dónde su música suena diferente; pero desde El Final del Círculo, sintiéndolo mucho, no los compramos.

Tras un pequeño intermedio, era momento del plato fuerte, de los protagonistas de la noche: los cartageneros Nunatak. Tras entrar al escenario la instrumentación que el grupo había elegido de apoyo para esta tan especial presentación, los miembros de la banda se fueron subiendo poco a poco al escenario y ocupando sus puestos, para acto seguido comenzar el set como lo hace el disco que presentaban: con la épica ‘No volveré a verte’, que en esta ocasión sonó más fuerte que nunca gracias al apoyo en el violonchelo y el violín que acompañaba esta noche al grupo liderado por Adrián. Sin darnos un respiro, encadenaron este primer tema con ‘Después de todo’, también recogida en ese ‘Nunatak y el pulso infinito’, una canción que dejó claro la  maestría de Alex Dumdaca y Nando Besada a la batería y el bajo respectivamente y que se vió reforzada por el recurso en esta ocasión del órgano.

Tras esto, Adrián hizo la correspondiente presentación, para acto seguido dejar paso, de nuevo, al órgano de Pedro, que fue el encargado de introducir la preciosa ‘Luz en su voz’, recogida en su primer largo, canción que dio paso a unos imperantes vientos marca Nunatak y que fue encadenada con ‘Luna’, recogida también en ese ‘Nunatak y las voces del bosque’ en la cual la machacona caja de Alex Dumdaca y la línea de piano de Pedro se llevaron todo el protagonismo, si bien ya intuíamos las caras de satisfacción en todos y cada uno de los miembros del grupo.

_dsc1163

Nunatak por Lola López

Ya sabíamos que durante el concierto íbamos a tener una serie de colaboraciones ante las cuales estábamos expectantes, y la primera en caer fue la de la cantautora Rocío ‘Road’ Ramos. La cantante cantó, o más bien, interpretó junto a Adrián una de las canciones más sutiles del ‘Pulso infinito’, haciendo que a más de uno se nos pusiera la piel de gallina. Con toda la emoción contenida por la colaboración de Road Ramos, acto seguido Adri cogió el Ukelele y fue el público el encargado de, mediante sus palmas, introducir una ‘Volverá a nevar’ que dio de nuevo importancia a la trompeta que siempre acompaña al grupo cartagenero y que fue encadenada con la que es mi preferida del primer LP de los cartageneros: seguramente, ‘La cuarta dimensión’ sea la canción más Nunatak de Nunatak, y en directo, con todo la instrumentación elegida para esta gran presentación, sonó más épica que nunca.

Tras presentar el LP (por si alguien estaba algo perdido tras esta sucesión de los temas más “antiguos” de Nunatak), Adri dio la bienvenida al escenario a la segunda de las colaboraciones preparadas para la noche: la de Rey Lobo. Una pena que la interpretación del joven músico, quien canto voz a voz el tema ‘El pulso infinito’, que da título al segundo largo del grupo, se diluyera entre la soberbia instrumentación que estaba marcando toda la noche y la potente voz de Adrián. Ese ‘El pulso infinito’ fue encadenada de nuevo con dos canciones del primer disco en las que las cuerdas, inevitablemente volvieron a llevarse la mayor importancia: ‘Viajar al final’ y ‘Más al norte’ precedieron al “experimento sociológico” que Nunatak está poniendo en marcha en esta extensa gira en la que están inmersos: “desenchufarse” y tocar entre el público completamente desnudos. Los temas elegidos fueron ‘Solos’, protagonista del último videoclip presentado por el grupo y una interpretación de ‘Hoy’ basada en el juego de voces preparado por el grupo.

Entrando ya de lleno en la recta final del concierto, Adri se colgó el ukelele de nuevo para tocar la primera canción que compuso: ‘Nubes’, y que recuperaron para este ‘Nunatak y el pulso infinito’. Tras ella, sería el momento de nuevo de volver a asomarse al primer largo del grupo para recuperar ‘Luz en su voz’, en la cual tendríamos la última de las colaboraciones: el coro del Colegio San Buenaventura. Al principio no parecía que las voces tan angelicales acabaran de casar con el resto de la canción, pero sin duda, cuando más necesarias eran, mejor sonaron, dotando al coro final de la canción de una enorme fuerza, pero fue sin duda con el cierre elegido: ‘Principio y fin’ donde mejor sonaron las voces de los jóvenes, dejando bien alto, en este caso, el teatro.

Aun así, al grupo cartagenero le quedaban dos ases guardados. La interpretación de una especie de coda instrumental al más estilo folk dio paso a la interpretación del tema más emblemático del primer álbum de los cartageneros: ‘Soy viento soy fuego’, un tema en el cual consiguieron tener a todo el público asistente entregado por completo, y  la petición del grupo de que nos pusiéramos de pie para la interpretación del punto y final que fue ‘El grito’ no hizo sino confirmarlo.

Finaliza el concierto y suben al escenario todas las personas que esta noche han formado parte del espectáculo que ha dado Nunatak y salimos del teatro preguntándonos cómo es posible que hayan podido conjugar y coordinar tan bien tantos elementos para elevar la épica de Nunatak con esa fuerza. Sus canciones inundaron el teatro Circo esa noche, dejando bien claro que no hay formato ni escenario que se les resista.

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s