Noticias

Egon Soda, especiales a pesar de todo en el segundo día del Sonorama Ribera

Ayer os comentaba mis impresiones sobre las dos primeras noches del Sonorama Ribera, que me dejaron un genial sabor de boca y pude ver por fin a grupos que tenía más que pendientes; así como disfrute de alguna que otra pequeña joya que me sorprendió. Si bien la segunda gran noche del festival no se presentó tan especial, disfruté igualmente y disfruté de uno de mis grupos favoritos.

Tras esa más que satisfactoria primera gran jornada del Sonorama Ribera, la mañana del viernes se me presentaba sin nada interesante que ver en la plaza del Trigo (Kitai podría haber sido una opción, pero entrar ya a las 2 entre todo el gentío se nos hizo imposible), así que tras un paseo, disfrutar de la gastronomía de Aranda de Duero y armarnos de un par de botellas de vino, mis acompañantes nos acercamos al nuevo escenario Charco. Sin duda, crear este nexo de unión entre la música latinoamericana y uno de los mayores festivales de nuestro país como es el Sonorama Ribera es una idea genial. Además, el emplazamiento (en un parque en los lindes del río) hace del Charco un lugar idílico, potenciando su atractivo. El grupo del que pude disfrutar era de lo poco que me interesaba de la programación del escenario: Papaya. De la banda liderada por Yanara Espinoza, canaria de ascendencia chilena, sólo había escuchado por encima su álbum debut, ‘No me quiero enamorar’, y su ‘Cosas fascinantes y sencillas’ le había valido para marcar al grupo como uno de “los que estaría guay ver”. Tras su concierto, del cual me quedo con la genialidad que es ‘Carne de carroña’, se convirtió en uno de los grandes descubrimientos del festival.

El siguiente de los grupos que más me interesaba de este Sonorama Ribera había sido programado en el camping; los gaditanos Detergente Líquido nos dejaron a partes iguales temas de su primer largo ‘Ponte en lo peor. Llámame el lunes’ y del que será su segundo trabajo y que lanzarán en enero del año que viene. Sin duda, lo fuerte del grupo son lo crudo de sus letras, su realismo y franqueza (‘Todo es tan fantástico como el cartel de una farmacia’ es el día a día de cualquier persona; y ‘Nueves días en coma’ nos deja verdades como puños en clave satírica, por ejemplo), y su melodía, aunque a veces plana, nos mostraba en los temas más nuevos una notable mejoría. Sin duda, un grupo a tener en cuenta de cara a las letras pequeñas de los festivales.

Tras un compromiso con el grupo gaditano debido a mi colaboración con otro medio, no pude llegar a ver nada de Nudozurdo, aunque no me infringió un gran dolor, los integrantes de Detergente Líquido se presentaron como geniales personas, y al grupo lo había visto ya en el SOS 4.8. La cita que se me presentaba como algo imperdonable de perderme era el concierto de Egon Soda en el escenario Castilla y León. El grupo liderado por esa bestia musical que es Ricky Falkner es de esos de los que llevo las letras marcadas a fuego, así que era sin duda el grupo que más ganas tenía de ver y dio como fruto que se convirtiera en el concierto más especial para mí. La pena que el monitor del bajo de Ricky diera problemas de cara a la última canción, por lo que el músico paró a mitad de canción a solventar el problema, dejando el sonido del concierto con un pero. Aún así, la sucesión de temas en mayor parte del último disco ‘Dadnos Precipicios’, me mantuvo cantando todas y cada una de las maravillosas letras de Ferran Pontón. Ferrán además se presentó como un genial guitarrista que, acompañado por un Charlie Bautista entregadísimo a sus teclados, llevaba la batuta de las melodías de Egon Soda. Tal vez, de tener que elegir, sería ‘Caliban Co’ la canción que me puso los pelos de punta, pero la interpretación de ‘La manada’ y ‘Reunión de pastores, ovejas muertas’ (con la colaboración de su técnico de sonido y líder de Mi Capitán Gonçal Planas y de Julián de Love of Lesbian incluida) fueron dos de los momentos más intensos del concierto. En definitiva, por fin puedo decir que he visto a Egon Soda en directo.

Kula Shaker por Sergio Merka

Kula Shaker por Sergio Merka

Por juventud y desconocimiento, no había escuchado a Kula Shaker más que un par de veces antes del festival, pero aun así reconozco que los británicos dieron un intenso concierto en el escenario Ribera del Duero, marcado por los guitarrazos de unos temas que nada tienen que envidiarle al sonido de otros grupos que en su época dorada alcanzaron mayor reconocimiento. Al igual que el día anterior habían hecho los mexicanos Molotov, se mostraron como los veteranos que son sobre el escenario, y el cierre con Hush, su mítica versión del tema original de Deep Purple fue sin duda un momento muy potente.

Siguiendo con la sesión de grupos internacionales que nos programaba el Sonorama Ribera este año, en el escenario secundario me tocaba un momento “remember”, pues mi primer concierto en este mundo fue aquel BUM con Delorentos como pequeño grupo internacional. Los irlandeses traían con ellos un nuevo disco cuyo sonido no me había gustado, pero aún así, su single ‘Forget the Numbers” funcionó genial en directo. Aún así, todo tiempo pasado fue mejor, y ‘Did We Ever Really Try?’ y ‘Secret’ fueron sin duda el mejor cierre que nos podían dejar. Solamente eché de menos ‘Care For’ para completar  mi momento de ponerme nostálgico.

No había terminado de sonar ‘Secret’ cuando la potencia de The Hives en el escenario grande  ya llenaba todo el recinto del Sonorama Ribera. Los suecos sin duda plantean uno de los directos más intensos que han pasado por los festivales de nuestro país, y poseen un auténtico frontman. Aún así, no pueden evitar que sus canciones suenen todas iguales, y tal vez, conscientes de ellos, usan habitualmente esos ganchos que son ‘I Hate to Say I Told You So’, ‘Go Right Ahead’  y el inevitable cierre con ‘Tick Tick Boom’.

Tras la sesión de energía pero poca chica de los suecos, tocaba mi intento de reconciliación son León Benavente. Su concierto en el pasado SOS 4.8 me aburrió soberanamente, tal vez en parte porque su ‘2’ me suena a más de lo mismo o porque simplemente ellos salieron por debajo de lo que acostumbran. Aquí en el escenario Castilla y León reconozco que sonaron bastante más potente que en Murcia, pero igualmente, no consiguieron engancharme. Tras ellos era el turno de Love of Lesbian, que dejaron de ser una opción hace cosa de un año, así que volví a donde sucede la magia, al escenario Burgos Origen y Destino. Tocaban The Levitants, y si el hambre no hubiera llamado a la puerta, sin duda me hubiera quedado; la propuesta del grupo vallisoletano suena a unos Interpol con más sangre o a los Strokes más oscuros, para que nos hagamos una idea.

Lois, de Trajano!, por Sergio Merka

Lois, de Trajano!, por Sergio Merka

Tras su genial concierto en el Low Festival, Trajano! volvía a ganar al grupo con el que se solapaba, en esta ocasión, Belako. Sin menospreciar al grupo vasco, pues espero tener la ocasión de verlos en directos y que no me supongan otra disyuntiva. El grupo madrileño liderado por Lois es la definición de entrega en el escenario. Cada uno por su lado, pero dando siempre uno de los conciertos más cañeros de nuestro país (sin duda, podrían estar junto a TAB Y La M.O.D.A. perfectamente), el escaso público les respondió con creces, al contrario que en el Low. Dieron un concierto más corto, y dando especial peso a esa vuelta de tuerca que le dieron a su sonido en ‘Rubí’ y el single ‘Ícaro’, y sonando por tanto oscuros a la par que bailables.

Tras Trajano!, nos esperaba otra de las joyas tapadas del Sonorama: Perlita. Con una propuesta más que interesante (dos sintes con sus respectivos pc, cachivaches, y demás cosas electrónicas que escapan a mi conocimientos y una batería con su batería electrónica), presentan un sonido realmente propio que bebe de Animal Collective, Hot Chip e incluso Talking Heads. La base con la batería en directo dio potentica y consistencia a partes iguales y postuló al grupo como una de los sonidos más originales de nuestro país.

Por último, decidí dejar a un lado el cansancio y me acerqué a la buena sesión que siempre ofrecen los Elyella Djs. Abriendo con el tema principal de la serie y un visual basado en el logo de Stranger Things, la serie del momento, dieron cabida a temas de lo más modernos, como el caso de Flume junto a remixes más clásicos que a mi lado más pureta se le atragantaron (sobre todo en el caso del Let’s Dance de Bowie).  Aún así, sin ponernos tiquismiquis, son una de las mejores opciones para cerrar una noche festivalera.

Salíamos del recinto sin el subidón de los directos del día anterior pero alegres por lo vivido en grupos como Egon Soda, especiales pese a todo, Trajano! o Perlita. El Sonorama Ribera nunca decepciona.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s