Crónicas, Festivales

Cuando el Sansan Festival 2016 empezó a rodar

Como ya sabréis, fuimos invitados a asistir al Sansan Festival, la cita de Semana Santa, que en este su tercera edición tuvo lugar los días 24 a 27 de marzo, y a pesar de las dificultades y el cambio de recinto, en su emplazamiento habitual, en Gandía. Aquí os la crónica de la primera jornada del festival, y a lo largo de estos días tendréis todas. Fotos, como es costumbre, de Lola López.

Foto de Lola López.

El festival, con la incertidumbre ante la actuación de algunos grupos por el escenario cancelado la misma mañana (tristemente no pudimos disfrutar de grupos como Kuve, The Parrots o Viva Suecia), comenzó con un tempranísimo concierto de Sr. Chinarro. Desafortunadamente no llegamos a tiempo de verlo completo y sólo disfrutamos de 3 de sus canciones. Me quedo con la ilusión de haber vivido en directo ‘Una llamada a la acción’, y con la sensación de que, o bien el público del Sansan no se merece a Sr. Chinarro o que este se merece un mejor público. Antonio Luque y lo poco que quedaba de su botella de vino se despidieron entre (muy seguramente) irónicas y etílicas alabanzas a la organización.

Y es que esta mantuvo una tónica bastante mala durante todos los días del festival. Un sonido mediocre (que sólo mejoraba en conciertos puntuales) y una falta de comunicación o de servicios (un plano con los horarios y la distribución por escenarios para todo el público se echaron de menos) son algunos aspectos remarcables.

Ya vi a Chucho una vez en directo, y no me gustaron nada en esa ocasión, en el Sansan, además, el pésimo sonido del escenario principal los hizo menos soportables aún, así que aprovechamos para intentar solucionar los problemas con el photo-pass de Lola, pues se ve que imprimir una cartulina y plastificarla supone demasiado respeto para un medio amigo como es El Enano Rabioso. Con un “si sobra alguno te lo damos” nos emplazan para la rueda de prensa de Miss Caffeina, de la cual sacamos aspectos con los que no pude evitar reírme: alabanzas al los últimos discos discos de Coldplay o al ‘Pop’ de U2 para explicar su cambio de sonido. Este, decían, estaba enfocado a conciertos más festivos como el que darían en las horas siguientes, del cual comentaban haberse preparado hasta el estilismo.

Miss Caffeína por Lola López.

Su turno era tras el del rapero Rayden, del que sólo recuerdo las eternas interacciones con el público (tampoco soy seguidor de su estilo, así que no le presté gran atención). Ese estilismo que avisaba Miss Caffeina  pareció haberse quedado en otra maleta, pues no vimos nada más allá de los calcetines rojos del cantante, Alberto o la chaqueta plateada y cinta con purpurina del bajista. Con un sonido que parece haber mejorado, disfrutamos de los temas del primer álbum como ‘Lisboa’, servidor incluso los del segundo. Aprovecho los de ‘Detroit’ para mirar al público y darme cuenta de que no es cosa mía, pocas manos se levantan con los temas de ese tercer disco y poco se corean. Las canciones del grupo entran dentro del sonido y la fórmula que busca explotar el festival: la del pop rock de la escena “indie” nacional que está más bien cercano a lo mainstream (los propios Miss Caffeina se alegraron de estar dentro de la lista de los 40, como comentaron en la rueda de prensa). Esta fórmula le funcionó a todos los platos fuertes del festival, enganchando a la notable cantidad de asistentes, pero no aporta nada original. Los grupos que aportan esa originalidad son relegados a tempranos horarios que muy a menudo no les hacen justicia, como el anteriormente comentado Sr Chinarro y sus 5 de la tarde.

El plato fuerte de esta primera jornada fue IZAL. En su momento no me molesté en escuchar mas que tres canciones de su tercer disco y fuí al concierto a ver si en directo me transmiten algo más (aunque sólo fueran las primeras). El resultado fue otra explotación de la fórmula anteriormente comentada, pero con un público más entregado. Se me ponen los pelos de punta con el principio de ‘Copacabana’ y me animo a cantar algunos temas de esos primeros discos, aunque la sucesión de temas del último disco hace que me desconecte del concierto. La masa coreaba aún así todo el concierto, el grupo se sentía genial sobre el escenario y el sonido sólo era ensuciado por unos pertadazos en los altavoces a los que ya hasta estábamos acostumbrados.

Decido sacrificar mi muy ligero interés por Dinero a cambio de descansar y partir al alojamiento. De esta primera jornada nos quedamos con un sonido muy mediocre y con la más que mojorable organización (por ejemplo, los baños, reducidos a los de la discoteca Falkata, acabaron atascados), primando así en el SanSan Festival el darlo todo con los grupos más comerciales, independientemente de su poca originalidad o el sonido mediocre.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s