Conciertos, Crónicas

The Purple Elephants y su correcta presentación de “Danza Funeral”

Murcia tiene ganas de conciertos. El pasado viernes dos salas de Mariano Rojas vivían un sold-out. Juanito Makandé llenaba el Garaje Beat Club, y The Purple Elephants hacían lo propio en el 12&Medio. Fue en este último donde estuvo El Final del Círculo (a falta de medios de fotografía, le agradecemos a Diego Garnés y al Backstage el cedernos un par de sus foticos).

12801482_846343165478014_8239761179797516448_n.jpg

Los encargados de caldear la sala eran los jóvenes The White Heat. Pero no tenían prisa. Amigos del compañero de un servidor, estuvimos un rato hablando de diversos temas. Con un aura oscura a su alrededor, nos soltaron todos esos temas que beben de grupos tanto clásicos como más actuales y que, a menudo, con los electrizantes solos de guitarra de Antonio Irigoyen, suenan cercanos a grupos como Audioslave o Radiohead, regusto que se ve reforzado por la voz de Joey Pastor. El joven grupo sorprendió, y gratamente, incluso a sus amigos allí presentes. Sin duda, The White Heat son un grupo con mucho futuro y al que se les debe seguir la pista.

Tras este sorprendente concierto, la sala empezó a llenarse. Era la presentación por todo lo alto de Danza Funeral, álbum debut del grupo The Purple Elephants (del cual ya os hablamos tras su lanzamiento y a los cuales tuvimos la suerte de entrevistar). La sala se llenaba, el humo empezaba a llenar el escenario de la sala y los elefantes entreban en escena. La rabia (y la chulería) que acompañan al grupo se notan desde el principio, Jorge subía al escenario como una old rock star, con gafas de sol. Sin anestesia, el grupo empezó con ‘Enemigo’ y la encadenó con su primer single, ‘El Halcón’. Habían ido a tocar, lo demostraron soltando un tema con otro e incluyendo algún que otro descarte de Danza Funeral. Si bien la intensidad del concierto fue siempre bastante alta, sonaron monótonos, y se echó de menos algún aliciente, alguna variante, sonar menos a disco. Joey y compañía, de The White Heat, querían marcha, y arrastraron, como no quiere la cosa, a servidor y a su compañante (o más bien al revés) al Backstage, a tomarse unas cervezas. No, no nos resistimos. Pero me siento culpable y aguanto 4 canciones, lo suficiente para perderme la colaboración de Álvaro Rabadán, de El Tercer Check, con la trompeta. Y probablemente, alguno de los temas que más me gustaron del disco. Tras cerveza, risas y momentos ante todo surrealistas (intentos fallidos de lanzar una colilla por la ventana y que esta dé en el marco de la misma), me bajo.

12814042_846333678812296_2093108558233097135_n

Pillo a Jorge entregado al público, tocando sólo junto al teclado y la batería. Tras ello, para el cierre final, decide montar una olla entre el público. Un intento fallido que sólo tiene como resultado que extravíe sus gafas. El cierre fue esa extraña delicia que es ‘Maldita Sentencia’. Instrumental, gritos de Jorge y sus habituales revolcones por el suelo (esa es la imagen que tengo de The Purple Elephants desde ese concierto en el SOS a las 5 de la tarde).

Sin duda, el Sold Out desembocó en un grupo entregado a su público. La gente iba justo por ellos, era la gran noche de Los Purple Elephants, no se puede decir que no cumplieran, la gente lo disfrutó, pero algunos echamos en falta algo que animara el ambiente, algo que se saliera de lo normal. Pero sin duda, defendieron los temas de su disco de manera correcta. O lo mismo fue fallo mío por subir a un backstage un tanto cutre (señores del 12&Medio, compren un sofá por lo menos).

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s