Entrevistas

“Todo funciona por el valor de las canciones” – Entrevista a Mi Capitán

El pasado 26 de febrero pudimos disfrutar del directo de Mi Capitán en la Sala Garaje Beat Club de Murcia (os lo contábamos todo en la crónica del concierto). Aparte de disfrutar de su potente directo, pudimos asistir a la prueba de sonido y robarles unos minutos para charlar con Gonçal Planas (guitarrista y cantante) y Julián Saldarriaga (guitarrista).

Subimos hasta el camerino mientras abajo terminan de ultimar temas de sonido. Gonçal rompe el hielo mientras nos sentamos: “-Sois jóvenes, ¿no? -Sí, bastante. -¡Ahí estáis! Muy bien, muy bien. Cierro aquí y empezamos.”

Mi Capitán surgió por la idea de Gonçal de hacer su propia música, pero todos estabais conectados por la música en Barcelona (Love of Lesbian y otros grupos). ¿Podría decirse que el buen funcionamiento de grupos como Standstill o Mi Capitán se debe al buen rollo entre los integrantes?

Gonçal – Supongo que lo que quieres decir es que si que nos llevemos bien lo hace todo más fácil. Todos nos damos cuenta de que con el paso de los años vas creando unas familias, y en Mi Capitán existen unos grupos previos, que son las familias de cada uno, y algunos siguen con el paso de los años, como Love of Lesbian, pero otros, por ejemplo San Pedro, la banda que teníamos Ricky [Falkner] y yo, acaban hibernando. Esa familia la tienes ahí toda la vida, y a la vez en el camino vas encontrando a otra gente con la que también te asocias. Eso ha surgido en Cataluña, en Barcelona más bien, y en unos grupos muy concretos, no es la escena que se podría pensar que existe, y al final somos un grupo de personas luchando para llegar a objetivos muy parecidos.

¿Qué tres grupos o solistas consideraríais influencias de Mi Capitán?

Gonçal – Es que eso es muy difícil. Es imposible. Este hombre [Julián Saldarriaga] y yo hablamos de discos y artistas que a lo mejor es música electrónica, pero de alguna manera, algo siempre se te queda. De golpe descubres La leyenda del tiempo de Camarón a una edad y se te abre la cabeza a ese mundo, y tú crees que no se ve en lo que haces, pero un día creas una canción y piensas “¿a qué me recuerda esto?” y ves que esa influencia siempre ha estado ahí. Todos hemos escuchado muchísimos grupos.

Julián – Venga, tres bandas que podrían estar en Drenad el Sena. Yo creo que hay algo de Lenny Kravitz, algo de Guns and Roses, y algo de Black Sabbath.

Gonçal – Es que la música tiene esto. Es que somos fans. Mi Capitán sale de ahí, de que nos gusta mucho la música, no de mí, yo hago las canciones pero Mi Capitán sale de un montón de colegas que disfrutan tocando juntos.

¿Cuál es el último grupo o solista, o disco, que hayáis escuchado y os haya enganchado de verdad? Hacednos una recomendación musical.

Julián – Creo que hemos escuchado mucho el disco de Dawes.

Gonçal – Sí, yo también digo el de Mucho. Uno nacional y uno internacional. El disco de Dawes es “All your favourite bands” y es como un grandes éxitos de la música americana, es mucho de furgoneta. Y el disco de Mucho, a nivel nacional, que nos ha volado la cabeza a todos.

¿Cómo surgió la idea de versionar Alta Suciedad, de Calamaro?

Julián – Del local, de donde salen las canciones de Drenad el Sena, y cuando aún no teníamos previsto ni salir de gira, cuando simplemente quedábamos para tocar. Era una canción que nos servía para hacer ruido y calentar antes y después de ensayar.

Gonçal – Era un riff que todos nos sabíamos, y Ricky y Julián lo tocaban para divertirse, batería y guitarra, y entonces un día empezamos a cantar todos a voz en grito, y nos dimos cuenta de que ahí había algo. Ya es como un tema nuestro, habla de nosotros también, la alta suciedad, o al menos yo lo interpreto así.

_DSC0531

Mi Capitán por Lola López

Drenad el Sena está en nuestro top de mejores discos nacionales de 2015, pero no sólo nosotros lo incluimos, sino que prácticamente cualquier lista de este tipo incluía vuestro disco. Habéis crecido muy rápido, ¿os esperabais este recibimiento?

Gonçal – No. De hecho no esperábamos nada en ningún momento. Nosotros éramos muy felices quedando cada 3 meses o 4, viéndonos y ensayando cuando podíamos, tocando los temas y escuchando lo que cada uno hacía o proponía, porque uno hace una canción en casa pero luego llegas al local y se pone en común. Uno lleva la voluntad de hacer una canción, pero el resto pone los engranajes y las bisagras, que llevan la canción por un camino u otro.

Julián – Y como empezamos así, de un modo tan poco ambicioso, no pensábamos ni en festivales ni en gira ni en nada. Se trataba de canciones.

Gonçal – Tuvimos la suerte de grabar un videoclip que casaba perfectamente con el tema, y eso nos llevó a hacer un bolo, y ese bolo nos llevó a firmar un contrato, y aquí estamos. Pero no se me ocurre proyecto menos fabricado para esto que Mi Capitán, porque en realidad es un desastre logístico. Hay componentes que tienen que coger AVEs constantemente.

Eso os iba a preguntar, ¿cómo os organizáis?

Gonçal – Es que no ensayamos. Tocamos, hacemos los bolos.

Julián – Martí, de Mucho, tiene concierto este fin de semana y por eso viene Marc al bajo, pero quizá Ricky Lavado no tenía ni idea de que venía Marc. Cosas así: yo no voy a Canarias porque tengo concierto con Love of Lesbian, y ayer estábamos con Love of Lesbian, yo tocando la guitarra y él [Gonçal] trabajando con nosotros, pero hoy sin embargo es mi líder.

Gonçal – De hecho todo funciona porque todo el mundo se quiere mucho y hay mucha generosidad.

Julián – Y por el valor que tienen las canciones. Son canciones que cuando estás en el escenario ya vienen rodadas, porque son unas canciones súper gustosas de tocar. Hay una cosa de Mi Capitán, justo lo hablábamos el otro día, y es que nos gustaría mantener el ambiente de ensayo de cada concierto, de naturalidad, y si hay un error, si te equivocas de acorde, haces alguna tontería para volver a caer en la siguiente parte. Son canciones para gozarlo.

Gonçal – Es que el rock te da mucho. Ya sé que suena a tópico viejuno, pero…

Julián – Y quita, también quita.

Puede decirse que los tres últimos videoclips que habéis hecho siguen una misma línea, son como capítulos de una serie. ¿Habrá alguno más?

Gonçal – Sí, totalmente, son como capítulos. Colaboramos con Pérez y Stein, que se pusieron en contacto con nosotros cuando salió el disco y nos propusieron hacer un videoclip. Nosotros les dimos unas pautas casi de código, básicamente qué nos gusta y qué no nos gusta, y ellos hicieron el vídeo, nosotros no estuvimos muy encima del proceso, fue una cosa bastante independiente. Nos gustó, funcionó. Con el segundo igual, y con el tercero se trataba de cerrar, encontrábamos que tenía mucho sentido que fuera una trilogía. Al final, la estética de los vídeos, sin pretenderlo, de buena manera ayuda a entender al personaje que habla por el grupo, el Capitán, y su universo, otorga una dimensión estética que proporciona otra perspectiva.

Muchos de vosotros provenís de otros grupos, como Love of Lesbian, Standstill o Egon Soda, grupos que tienen un estilo muy diferente a lo que es Mi Capitán (por ejemplo, solos de guitarra no vemos en Love of Lesbian). ¿Os sirve esto para dar rienda suelta a la hora de tocar? ¿Os influye en los otros grupos?

Julián – Sí, para mí es el patio de colegio. En Mi Capitán hay gente con la que me parecía imposible acabar tocando en una banda, y encima hemos grabado un disco juntos y hemos salido de gira: eso nos permite Mi Capitán, es un patio de recreo, es menos rígido, menos ambicioso. No por falta de ambición, sino porque es más relajado. Por otro lado, en el sentido instrumental es muy agradecido, de modo que todo se beneficia: Love of Lesbian se beneficia de que yo haya podido grabar un disco con esta gente, que continúe probando cosas a la hora de tocar. Mi bagaje beneficia a los grupos en los que toco. El traje, el estilo de cada uno de los temas te hace hacer unas cosas u otras. En mi caso, en Mi Capitán casi no utilizo los delays, pero sí distorsiones; en cambio en Love of Lesbian es todo delays, sin distorsiones ni solos. Eso, como músico, es algo que te ayuda y beneficia a todos los proyectos donde trabajes. Es un divertimento ya sólo por ver a Ricky Falkner tocar la batería, de forma muy rudimentaria porque nunca había tocado la batería antes, y ahora es la locomotora que va delante.

Por último, una pregunta en blanco, para que digáis lo que queráis: sobre la música, sobre vosotros o sobre el rock.

Julián – Pues yo voy a decir a toda la gente joven que coge un instrumento que lo tire inmediatamente y se ponga a estudiar. Es broma, es broma. Que a la hora de hacer un grupo, que si realmente hay un origen, una chispa que haga encender la maquinaria, que sea la ilusión, que no sea el dinero ni la fama, sino que sea la ilusión porque así nunca vas a sentir frustración. Piensa que es una maratón, y tómatelo con calma, porque los beneficios no van a ser inmediatos, el camino es muy largo. Sobre todo es un mensaje de ánimo.

Gonçal – Que se cuelguen los instrumentos. Me acuerdo de cuando vi en la tele a Guns and Roses. Yo tenía 12 años, y entoces los Guns estaban en lo alto. Aún era un niño, pero yo vi un vídeo suyo y aquello me cambió la vida. Todo estaba ahí: el sexo, la tensión, el peligro, lo divertido, todo estaba en un fotograma de esos tíos en un bolo en directo, porque ni siquiera era un videoclip currado. Así que, que se aferren a eso, ya sea con LCD Soundsystem, ya sea con Mucho, da igual. Que no dejen de tocar. Míranos a nosotros, que seguimos con la ilusión intacta.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s